1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

UNESCO: faltan millones de maestros en todo el mundo

La educación está muy lejos de hacer libre y justa a la sociedad mundial, señala un informe educativo elaborado por la UNESCO y presentado este martes (01.03.2011). Incluso dentro de los países hay brechas educativas.

Manifestación contra recortes educativos en Alemania. (Archivo)

Se necesitarían 1,9 millones de nuevos maestros para garantizar la educación básica universal hasta el año 2015. De acuerdo con el Informe de la Educación Mundial (IEM), dado a conocer este martes (01.03.2011) por la UNESCO, más de la mitad de los nuevos docentes es requerida en los países de África subsahariana.

El documento es, en cierto modo, una radiografía de las condiciones sociales que imperan en las distintas sociedades de nuestro planeta. Por ejemplo, la educación dice mucho de la igualdad de género. En Afganistán, sólo 66 niñas reciben educación básica, por cada 100 alumnos masculinos. En Somalia la tasa es más baja: 55 mujeres por cada 100 hombres en las aulas de nivel primario.

Desarrollo y educación

El desarrollo económico y social sigue vinculado a los niveles educativos. Una encuesta internacional citada en el IEM corroboró que en países como Francia y Estados Unidos la gran mayoría de los estudiantes de cuarto grado acusa niveles de lectura promedio o superiores a la media.

Sede de la UNESCO en París. (Archivo)

En Marruecos o Sudáfrica, considerados como de nivel económico medio, 70 por ciento de los alumnos resultó con niveles por debajo de la media.

El informe de la UNESCO asegura a este respecto que “el éxito educativo está ligado a factores como el ingreso, la educación de los padres, el idioma, la identidad étnica o el lugar de residencia.”

Incluso dentro de las mismas comunidades hay diferencias. “En la mayoría de los países varía notablemente la calidad de las escuelas, según los grupos socioeconómicos a los que sirvan”, señala el informe.

¿El Smartphone como solución?

¿Cuál es la solución para acabar con esta disparidad educativa, tanto a nivel interno como global? “El aumento en la inversión no es garantía del éxito educativo”, dice la UNESCO en su informe. Sin embargo, “la crónica falta de recursos es un camino seguro al fracaso de la educación."

Así, la UNESCO recomienda entre otras cosas “comenzar una nueva iniciativa financiera global dedicada exclusivamente a la educación (International Finance Facility for Education)”, que contemplaría una aportación anual de entre 3.000 y 4.000 millones de dólares anuales hasta el año 2015.

Del mismo modo, el organismo propone aplicar un impuesto global a las transacciones financieras, a fin de obtener los recursos necesarios.

Otra medida recomendada por la UNESCO consiste en cobrar una tasa del 5 por ciento a las ganancias por concepto de contratos de telefonía celular, en la Unión Europea. Los ingresos anuales que serían aplicados a la educación por este concepto ascenderían a 894 millones de dólares, dice el IEM.

Impuesto a celulares: ¿el Smartphone nos hará libres? (Archivo)

Los conflictos, un obstáculo

Tema central del informe es “la educación y los conflictos armados”. La ONU señala que la paz duradera sólo puede ser alcanzada a través de la educación. El IEM señala que, por el contrario, “a menudo los sistemas educativos son utilizados en perjuicio del respeto mutuo, la tolerancia y el pensamiento crítico.”

Por lo demás, 28 millones de niños han abandonado la escuela en zonas de conflicto en todo el mundo. La cifra representa 42 por ciento del total global de desertores escolares.

21 países en desarrollo –por ejemplo, Burundi, Yemen, Mauritania y Angola- destinan más ingresos a sus ejércitos que a la educación básica.

“Gobierno nacionales y donantes deberían reconocer de manera urgente la necesidad de transformar los improductivos gastos armamentistas en inversiones productivas, destinadas a la educación”, dice la UNESCO.

Autor: Enrique López Magallón

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW.DE