1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tomando café con el enemigo

La Conferencia de Seguridad de Múnich es desde hace 50 años una cita obligada para líderes internacionales. Este año Mali, Siria y el papel de potencias como China, India y Brasil, encabezan la agenda.

Wolfgang Ischinger

Wolfgang Ischinger

Concebido originalmente en 1963 como encuentro de los países de la OTAN, tras la caída del Muro de Berlín el foro abrió sus puertas primero a los Estados del Centro y Este de Europa y los integrantes de la antigua Unión Soviética. Posteriormente Asia ocupó una mayor atención en los debates. Entre tanto la conferencia refleja la política de seguridad en mundo cada vez más globalizado.

Junto con potencias pujantes como la India, Brasil y China, a la cita, que se celebra del 1° al 3 de febrero acuden más de 400 delegados provenientes de más 70 países. Además viajan no sólo políticos, sino también líderes empresariales y representantes de organizaciones no gubernamentales.

“La conferencia es un barómetro de la transformación en la política de seguridad del siglo XXI, que además de ocuparse de los temas clásicos de defensa, también dedica una creciente atención a otras cuestiones que también representan un desafío, como el cambio climático y la seguridad en Internet, por ejemplo”, señala el presidente del encuentro, Wolfgang Ischinger.

Auditorio principal de la conferencia.

Auditorio principal de la conferencia.

Nutrida concurrencia

El ex embajador alemán en Londres y Washington señala que este año la conferencia tendrá una nutrida concurrencia. “Más de 90 delegaciones gubernamentales viajarán a Munich”, afirma. Entre los invitados destaca el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden. Este año participará por primera vez también el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil.

La guerra civil siria, con más de 60.000 muertos, el conflicto con las fuerzas islamistas en Mali, el endurecimiento de las posturas en la cuestión palestina y el programa nuclear iraní, son los temas que dominan en la agenda.

La reunión estará protegida por unos 3.400 policías. En esta ocasión, el encuentro está precedido por críticas. El grupo “Unión contra la Conferencia de seguridad de la OTAN” anunció protestas y acusó al encuentro de ser un foro ilegítimo para la toma de decisiones de la industria de armamento.

Manifestación contra el gobierno de Irán, el año pasado, en Múnich.

Manifestación contra el gobierno de Irán, el año pasado, en Múnich.

Diálogo para el desarme

“La conferencia se ocupa del desarme, debate sobre los conflictos y la manera de enfrentar las crisis. Hoy en día se discuten los temas candentes de la política internacional conjuntamente con ONG como Human Rights Watch, Greenpeace o portadores del Nobel de la Paz”, replica Ischinger.

James Davis, especialista en Política Internacional de la Universidad de St. Gallen, que participa en el encuentro desde hace 10 años, señala que la conferencia ofrece la oportunidad única de discutir con representantes de numerosos Estados y organizaciones sobre los peligros para la seguridad internacional. “¿En qué otro encuentro es imaginable que un senador estadounidense converse con una taza de café con un miembro del gobierno iraní?

Autor: Michael Knigge/ EU

Edición: Emilia Rojas

DW.DE