1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia

Telas de araña para la cirugía humana

En un laboratorio alemán, unas 40 arañas tejen sus telas para que la medicina humana pueda aprovechar su firmeza y flexibilidad en la cirugía.

Sus tejidos son obras de arte, brillan como el oro y pueden llegar a tener hasta un metro de diámetro. Las artistas son las arañas Nephila, provenientes de selvas tropicales. Sus redes cuelgan en un laboratorio de la Escuela Superior de Medicina de Hannover. Sobre cada una de ellas hay una araña que, con las patas extendidas, alcanza el tamaño de un plato.

Las arañas no sufren

Christina Allmeling toma a uno de los insectos y lo coloca sobre un paño de algodón. “Sujetamos el paño con pinzas, de tal manera que la araña esté inmovilizada y sólo su abdomen quede libre”, explica. Encontrar el comienzo del hilo de la Nephila no es difícil. Tira de él y lo lleva hasta una máquina semejante a una antigua rueda de molino. Y unos 200 metros de hilo dorado son explusados por el arácnido.

Nephila inaurata

"A las arañas esto no le duele. Siempre están produciendo seda en alguna de sus siete glándulas. No pueden parar de hacerlo”, explica la investigadora. La cantidad que produce cada una depende de su tamaño y de la cantidad de alimento que recibe. En Hannover, su producción está destinada a la ciencia.

Los indios lo saben

Los investigadores esperan poder reparar nervios y tendones con el hilo que producen las arañas. Según Peter Vogt, director de la Clínica para Cirugía Plástica de la Escuela Superior de Medicina de Hannover, este hilo “es muy apreciado por su firmeza, su flexibilidad y su textura delicada”.

Además, justamente el hecho de que sea natural es una gran ventaja: “Los hilos artificiales no se descomponen, y si lo hacen provocan reacciones inflamatorias”, explica Vogt. Los indios sudamericanos usan ese método, colocando la tela entera sobre heridas sangrantes. Un par de días después, por lo general, la herida se ha cerrado.

Los indios amazónicos conocen los efectos curativos de la tela de araña

Vogt tiene la intención de utilizar el hilo de araña como  material de alta tecnología: en operaciones en el organismo humano, más exactamente en la cirugía de nervios. A menudo, los motociclistas sufren desgarres en los hombros, y los nervios de esa área se ven afectados de tal modo que sus brazos y manos quedan insensibles, a veces para siempre. El problema es que, al regenerarse, el nervio herido no encuentra el camino para volver a conectarse con el otro extremo. Los hilos de araña podrían indicarle el sendero.

Colocados dentro de una vena animal –exenta de células-, cientos de hilos de araña actúan como un puente. “Los nuevos filamentos del nervio van creciendo en torno a este puente, y así logran juntarse”, explica el científico. Hasta ahora, el método ha tenido éxito al ser usado en ovejas y primates. El siguiente paso será experimentado en seres humanos, donde las telas de araña podrán actuar como material quirúrgico de alta tecnología.

Autor: Michael Engel/Mirra Banchón
Editora: Cristina Papaleo

DW recomienda