1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Soldados bolivianos quedaron con arraigo en Chile

La medida cautelar tomada por la Justicia chilena enfureció a Evo Morales, quien calificó de “mal vecino” a su par, Sebastián Piñera.

Los tres soldados bolivianos que fueron detenidos dentro de territorio chileno portando armas de guerra fueron puestos en libertad este lunes (25.02.2013), aunque con medidas cautelaras dictadas por el juez Rodrigo Hernández, quien los dejó con orden de arraigo para que no abandonen el país.

Así, los militares Álex Choque, Augusto Cárdenas y José Fernández pudieron salir del penal de Pozo Almonte, en el norte de Chile. En el caso de Fernández, deberá además cumplir con arresto domiciliario nocturno, pues fue él quien portaba un fusil de guerra cuando fue detenido por los Carabineros, la policía uniformada chilena.

Desde Bolivia se ha alegado que sus soldados estaban en una zona donde la frontera no está clara. Los mismos militares se han defendido asegurando que estaban en territorio boliviano. Sobre el tema habló el ministro de Relaciones Exteriores chileno, Alfredo Moreno, este mismo lunes.

"En ese lugar hay 12 torres metálicas, que señalizan los puntos de la frontera. Las líneas entre esos puntos son rectas y son muy fáciles de interpretar", expuso. Aprovechó de pedir al Estado boliviano que provea de tecnología a sus funcionarios: “Hoy, cualquier teléfono celular tiene un GPS. Es lo más sencillo de solucionar este tipo de problemas“, dijo.

Morales, enfurecido

Al conocerse la liberación con medidas precautorias de los soldados bolivianos, el presidente de ese país, Evo Morales, reaccionó con malestar, dijo que no se ha podido demostrar delito alguno y se lanzó en picada contra su par chileno, Sebastián Piñera, al que calificó como “mal vecino”.

“Esta decisión es política, una venganza aplicada del presidente Piñera hacia nuestros soldados”, dijo Morales. “El hermano presidente está desprestigiando al pueblo chileno, está rompiendo las diplomacias y está llevando por mal camino al pueblo chileno, y es un mal vecino, lamentablemente”. De paso, calificó de “rehenes políticos” a los soldados.

Al respecto, el canciller chileno aseguró que en Chile no hay presos políticos y añadió que “el problema fue causado por Bolivia. Son soldados de Bolivia que han ingresado a Chile, por un paso no habilitado, en forma ilegal, con armas de guerra, eventualmente han disparado en nuestro territorio, esto era parte de un grupo mayor, estuvieron muchas horas dentro de Chile", resumió el jefe diplomático.

El juicio contra ellos puede tardar meses, aunque el juez Hernández ya adelantó que las condenas que recibirían serían menores. Este caso ha enturbiado las de por sí difíciles relaciones entre Chile y Bolivia. Este último país reclama la devolución de territorios que perdió durante la Guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX.

DZC (Reuters, dpa, La Tercera)

DW recomienda