1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Richard Strauss: luces y sombras de un genio

La música de Richard Strauss atrapa. El director y compositor alemán concibió como nadie a la orquesta como un instrumento. Este 11 de junio se cumplen 150 años de su nacimiento.

Richard Georg Strauss nació en Múnich el 11 de junio de 1864 y murió el 8 de septiembre de 1949. La larga trayectoria de este destacado compositor y director de orquesta abarca desde el Romanticismo tardío hasta la mitad del siglo XX. Es famoso por sus óperas, poemas sinfónicos y lieder. Strauss, junto con Gustav Mahler, encarna el extraordinario florecimiento tardío del Romanticismo alemán después de Richard Wagner, en el que una elaborada y compleja orquestación se combina con una avanzada armonía. La música de Strauss influyó profundamente en el desarrollo de la música del siglo XX.

"Richard, el especial", lo calificó el director alemán Christian Thielemann en una entrevista con la noticias alemana DPA con motivo del 150 natalicio de uno de los precursores de la modernidad y del compositor de ópera más importante del siglo XX. Para Thielemann, la música de Strauss está tan bien escrita que no perderá su vigencia en el futuro. "Es como Wagner o Mozart. La música de Strauss conmueve a la gente aún hoy. Y no ha perdido nada de actualidad".

Cartel de la ópera "Salomé", de Richard Strauss.

Richard Strauss mostró desde temprana edad su espectacular talento musical. A los tres años comenzó a tocar piano y a los seis ya componía. Se inició en la profesión de músico como asistente de director a los 21 años en Meiningen junto a Hans von Bülow, quien vería en él al legítimo sucesor de Richard Wagner. Strauss compuso primeramente música instrumental, en la que destaca su "Burlesca para piano y orquesta" de 1886.

Salto a la fama

Tras Meiningen asumió la dirección de orquesta en Múnich, Weimar y nuevamente en Múnich. Allí conoció a la que sería posteriormente su esposa, Pauline. Su relación dio paso a una nueva etapa creativa. Tras los primeros poemas sinfónicos "Macbeth" y "De Italia", su obra "Don Juan" adquirió gran popularidad. Otras piezas de este género como "Till Eulenspiegel" y "Así habló Zarathustra" lo catapultaron definitivamente a la fama. El majestuoso comienzo de esta última fue empleado en 1968 por el cineasta Stanley Kubrick para su "2001: Odisea en el espacio" y se convirtió en parte de la historia de la música pop.

Richard Strauss en su cuarto de trabajo en Garmisch (sin fecha).

Tuvo un solo gran fracaso: la primera ópera, "Guntram" (1893). "Nunca olvidaría este revés, ni siquiera en sus últimas semanas de vida", apunta Bryan Gilliam en la biografía "Vida de Richard

Strauss". La llegada del nuevo siglo fue escenario de su meteórico ascenso y la ciudad de Dresde, la cuna de sus óperas. Allí estrenó de 1901 a 1911 cuatro de ellas: "Necesidad de fuego", "Salomé", "Electra" y "El caballero de la rosa". Strauss lanzó nueve de sus 15 óperas en Dresde, que describió como "el Dorado de los estrenos", y trabajó con libretistas de la talla de Hugo von Hofmannsthal y Stefan Zweig.

Duras críticas

El director Ernst von Schuch respaldó plenamente al compositor. El sucesor actual de Schuch, Christian Thielemann, sigue sintiendo un cosquilleo cuando dirige la partitura original de "Electra" y dice percibir el espíritu del maestro en la Ópera Semper de Dresde. "Con Strauss uno siempre tiene la sensación de que está allí". Su impresionante obra relega a un segundo plano la maestría de Strauss como director de orquesta. En este papel, también a su paso por Berlín y Viena, se afanó por divulgar la obra de otros colegas.

"El caballero de la rosa", en escenificación de Christoph Waltz en Amberes, 2013.

"En su primer viaje a Sudámerica con la Filarmónica de Viena en 1924 incluyó en su programa unas 50 obras de compositores europeos contemporáneos. Dirigió obras incluso de Pfitzner y Bruckner que en realidad no eran de su agrado", cuenta Stephan Kohler, un erudito de de Strauss. La genialidad musical se vio ensombrecida por el papel que jugó durante el nazismo. Strauss fue nombrado por el dictador Adolf Hitler, un apasionado de Wagner y de Franz Lehár, presidente de la

Cámara de Música del Reich a pesar de no ser simpatizante ni compartir la ideología antisemita.

Duró sólo 20 meses en el puesto, hasta 1935, y se dijo entonces que había buscado la cercanía del poder para proteger a su nuera judía. El escritor Klaus Mann lo juzgó severamente en su autobiografía novelada. El hijo mayor del Nobel Thomas Mann lo entrevistó en Múnich haciéndose pasar por un reportero estadounidense. "¡Un artista de tal sensibilidad y al mismo tiempo obtuso en cuestiones de ideología y conciencia! ¡Un gran hombre sin ninguna grandeza!".

El “intocable”

Según el semanario "Der Spiegel", Strauss "se consideraba intocable. Quería aprovechar el sistema. No era nazi, ni miembro del partido ni antisemita. Era un auténtico oportunista". Tras la capitulación de la Alemania, las fuerzas aliadas lo investigaron pero llegaron a la conclusión de que no podía ser considerado un nazi. Pero su grandeza musical es indiscutida. "Su obra es un meteoro que cautiva a todos con su fuerza y su brillo, incluso a aquellos que no la aprecian", le escribió el literato francés Romain Rolland.

Thielemann destaca la calidad "única" de la armonía de Strauss. "En su música se encuentran giros armónicos que se creía que no podrían existir en nuestro sistema de coordenadas. El viejo (Johann)

Brahms aconsejó al joven Strauss inventar primero una melodía de cuatro compases. Se tomó el consejo muy en serio; su música siempre tiene algo de canto popular". Strauss se apoyó en la tradición del romanticismo tardío para emprender su propio camino, como en el "El caballero de la rosa", que evoca las refinadas óperas de Mozart.

Al final de su vida retomó la senda emprendida en los inicios de su carrera con la composición de música instrumental y lieder. "La forma ideal para caracterizar a Strauss no sería una pintura ni un dibujo o escultura. Sería más bien un mosaico, coherente de lejos, pero de cerca compuesto por fragmentos contrastantes", opina Bryan Gilliam.

DW recomienda