1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Raúl Castro: "Este será mi último mandato"

No importa cuándo se reforme la Constitución, "este será mi último mandato", dijo el presidente cubano. La pista para la sucesión parece ser la elección de Miguel Díaz-Canel, de 52 años, como nuevo "número dos".

Doce años en el poder y un intenso programa de apertura económica para "actualizar" el socialismo: ese sería el balance con el que Raúl Castro dejaría la presidencia de Cuba en 2018, de acuerdo a los planes que anunció este 24 de febrero al asumir su segundo mandato.

El general del Ejército de 81 años ha puesto a la isla en un rumbo de reformas económicas de mercado en el último lustro. Su última medida ha sido ahora impulsar el recambio generacional y la "transferencia paulatina y ordenada" del poder para asegurar la "continuidad" del sistema político vigente en Cuba desde 1959.

"Rejuvenecimiento" de la cúpula

Como ya venía sugiriendo desde hace tiempo, el menor de los Castro anunció este 24 de febrero que dejará la presidencia en 2018, cuando expire el nuevo mandato de cinco años que asumió en la constitución de la nueva Asamblea Nacional. "Deseo esclarecer que en mi caso, con independencia de la fecha en que se perfeccione la Constitución, éste será mi último mandato", dijo Castro, de 81 años, en su discurso de cierre de la sesión constituyente del nuevo Parlamento.

Su marcha no dependerá así de cuándo se apruebe la reforma de la Constitución que ha propuesto para limitar los altos cargos a un máximo de dos periodos de cinco años cada uno. El Parlamento elegido el pasado 3 de febrero, al mismo tiempo, cerró el ascenso como nuevo "número dos" de Miguel Díaz-Canel (en la foto de cabecera), un joven político de 52 años que sustituye a José Ramón Machado Ventura, de 82. Un "rejuvenecimiento" que el propio Raúl Castro pedía insistentemente desde 2011.

Fidel (izq.) y Raúl Castro (c), junto a Machado Ventura (der.), de 86, 81 y 82 años, en la Asamblea constituyente del Parlamento cubano.

Fidel (izq.) y Raúl Castro (c), junto a Machado Ventura (der.), de 86, 81 y 82 años, en la Asamblea constituyente del Parlamento cubano.

"Esa decisión reviste particular trascendencia histórica porque representa un paso definitorio en la configuración de la dirección futura del país", aseguró Castro, que habló en su discurso ante el Parlamento también de garantías "frente a cualquier contingencia por la pérdida del máximo dirigente" en la isla.

Actualización económica, sin reforma política

Casi siete años después de su llegada al poder, el mandatario ha cambiado sustancialmente la isla con sus reformas. Raúl Castro se ganó fama de buen gestor durante medio siglo a la cabeza de las Fuerzas Armadas y ha impulsado un programa de reformas impensables hace una década. Eliminó absurdas prohibiciones para los cubanos de hospedarse en hoteles de lujo o comprar teléfonos celulares y electrodomésticos, permitió la entrega de tierras ociosas en usufructo a agricultores privados y ha ampliado considerablemente los espacios para la iniciativa privada, tras décadas de monopolio estatal.

Su última gran medida ha sido la reforma migratoria, que permite a los cubanos desde enero viajar al extranjero sin presentar el permiso de salida que necesitaban antes. En mayo de 2010 inició también un inédito diálogo con la Iglesia católica, que permitió la liberación de más de un centenar de presos políticos y que ha dado a la jerarquía eclesiástica un papel clave como interlocutor del gobierno.

Al mismo tiempo, el general que cumple 82 años el próximo 3 de junio y que dejará previsiblemente el poder a los 86 -la edad actual de Fidel Castro- ha subrayado en varias ocasiones que no habrá reformas políticas. En enero de 2012 descartó ya el final del sistema monopartidista que gobierna la isla. "No me eligieron presidente para restaurar el capitalismo", recordó este ante el Parlamento. "Fui elegido para defender, mantener y continuar perfeccionando el socialismo, no para destruirlo", enfatizó.

En la sesión constituyente de este domingo, la Asamblea eligió también a Esteban Lazo como presidente del Parlamento. Lazo, de 68 años, considerado representante del ala más ortodoxa del PCC y diputado desde 1981, reemplaza en el cargo a Ricardo Alarcón, que ejerció el cargo durante dos décadas. Castro elogió los orígenes humildes del político de raza negra, así como el alto porcentaje de mujeres (48,8 por ciento) y de negros y mestizos (37,9 por ciento) que conforman la Nueva Asamblea, según cifras oficiales.

Raúl Castro, nacido el 3 de junio de 1931 en la aldea oriental de Birán, es ya mayor de lo que era su hermano Fidel cuando abandonó el 31 de julio de 2006 la presidencia del país por una enfermedad que -según confesó el propio Fidel- lo llevó al borde de la muerte.

rml/jov (dpa, reuters)

DW.DE