1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Pudzich: “Italia es más que moda”

Para sacar a Italia de la crisis económica, el próximo gobierno tendrá que bajar los impuestos y liberalizar el mercado laboral, opina Norbert Pudzich, de la Cámara de Comercio italo-germana, en entrevista con DW.

Deutsche Welle: Señor Pudzich, Italia vive una recesión y el nivel de desempleo es alto. ¿Cuál es la situación de la economía italiana?

Norbert Pudzich: Al hablar de la economía italiana tenemos que diferenciar claramente: una parte de la economía, que se ha internacionalizado desde hace muchos años, es muy exitosa en el extranjero, y la situación de la exportación italiana se puede comparar con la alemana. La otra parte de la economía es muy tradicional y está orientada sobre todo al mercado interior. A ésta, en efecto, no le va muy bien. Resiente los efectos del aumento del desempleo y del descenso del consumo interior.

En el extranjero existen ciertos prejuicios respecto de la economía italiana, por ejemplo, que los italianos solo producen mozzarella, calzado elegante y uno que otro coche deportivo rojo. ¿Es cierto, o cuáles son realmente los pilares de la economía?

Norbert Pudzich, gerente de la Cámara de Comercio italo-germana en Milano.

Norbert Pudzich, gerente de la Cámara de Comercio italo-germana en Milano.

De hecho, pudiera sorprender que los sectores económicos fundamentales son los mismos que caracterizan a la economía alemana: la ingeniería mecánica, la producción automovilística, la industria del plástico, así como la industria química y farmacéutica. Solo en los últimos lugares les siguen los sectores de la moda, el diseño y la industria alimentaria.

Italia tiene un grado de industrialización parecido al de Alemania. Además, las empresas y los sectores italianos tienen relaciones económicas muy estrechas y tradicionales con el país germano. Podríamos decir que ambas economías están sincronizadas.

El año pasado, el gobierno de Mario Monti también trató de encaminar reformas al mercado laboral. ¿Cree que haya hecho lo suficiente?

Desde hace diez años, Italia se encuentra en una crisis económica, porque el mercado laboral está anquilosado, el sistema tributario es complejo y porque la carga tributaria general es demasiado alta para las empresas y los empleados. Además, hay pocos incentivos para la innovación. El gobierno de Monti reconoció esos problemas, pero siendo un gobierno meramente tecnocrático, no tuvo ni el tiempo ni las posibilidades para imponer políticamente sus reformas en los niveles más bajos para alcanzar sus metas altas. Algunas se consiguieron, de hecho, algunas cosas realmente mejoraron, pero todavía hay un estancamiento de reformas.

Se dice que el derecho laboral italiano es muy rígido. ¿Se debe a la influencia de los sindicatos?

En el pasado, los sindicatos tenían una gran influencia, pero ha disminuido notablemente en los últimos años. Sin embargo, tenemos una jurisdicción laboral bastante favorable al trabajador. Por un lado, esto representa una gran seguridad para los empleados, pero, por el otro lado, ha conducido a un mercado laboral anquilosado.

¿Qué es lo primero que el nuevo gobierno debería hacer?

Creo que Italia ha perdido, sobre todo, su atractivo como sede de innovaciones. Ahí es donde el gobierno debería comenzar, mejorando notablemente el factor de localización y emprendiendo reformas fiscales para que tanto empresas italianas como extranjeras vuelvan a invertir en Italia.

¿La gente se ve afectada inmediatamente por la crisis, le va peor que hace un o dos años?

A una parte de la sociedad italiana le va bien al igual que antes. Hay leyes que les favorecen. Se trata sobre todo de empleados freelance o profesiones en el sector de servicios. La otra parte de la sociedad, que es la mayoría, gana claramente menos de lo que se gana en Alemania, y muchas veces ya no les alcanza el salario.

Otro prejuicio contra Italia gira en torno al alto grado de corrupción comparado con otros países del Norte de Europa…

La burocracia italiana es diferente a la alemana. Después de las elecciones, mucho más personas reciben puestos importantes sin tener la formación profesional necesaria. Creo que la burocracia frena mucho la política.

¿Entonces Usted no cree que importe quien gane las elecciones, porque el nuevo gobierno no tendrá muchas opciones, sino que tendrá que continuar con las reformas?

Los programas y las declaraciones de los partidos políticos de los bloques de centro izquierda y de centro derecha se parecen bastante. Lo interesante será ver cómo las llevarán a la práctica.

Norbert Pudzich es gerente de la Cámara de Comercio italo-germana en Milano. Esta asesora a empresas alemanas e italianas que desean hacer negocios juntos. Es la representación oficial de la economía alemana en Italia.

Autor: Bernd Riegert/ VC

Editor: José Ospina-Valencia

DW.DE