1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Presos con tobilleras: vigilancia centralizada las 24 horas del día

El uso de localizadores electrónicos se extiende porque es más barato que una estadía en la cárcel. Pero, ¿es seguro? En Alemania, los presos que lleven tobillera serán controlados ahora desde una central.

Tobilleras: vigilancia total.

Tobilleras: "vigilancia total".


Este dispositivo de localización electrónico del tamaño de un teléfono móvil, que se ajusta al tobillo, informa las 24 horas sobre el paradero de los presos que cumplen condena en Alemania en libertad bajo vigilancia. Si el recluso intenta quitarse la tobillera, se activa inmediatamente un sistema de alarma. Lo mismo sucede si la persona se aleja de su zona de estancia permitida, dictaminada por el juez.

Un día en la vida de un preso vigilado a través de una tobillera magnética se ajusta a un estricto plan que debe cumplirse a pie juntillas. Entre las nueve y las 13:00 hs se le permite al interno salir a buscar trabajo. Entre las 13:00 hs. y las 14:00 hs. debe permanecer dentro de su domicilio. A las 14:00 hs. se le permite asistir a un curso de formación profesional. Y a partir de las 21:00 hs se le prohíbe salir de su casa. Con cada contravención a las reglas, el preso arriesga una vuelta a la cárcel.
 

Vigilancia electrónica: ¿peor que la cárcel?

Los presos pueden moverse libremente fuera de la cárcel bajo ciertas premisas.

Los presos pueden moverse libremente fuera de la cárcel bajo ciertas premisas.

En Alemania hay unos 300 presos portadores de una tobillera magnética. Algunos dicen que “es como una guerra sin fin”. Y que nunca se imaginaron que podría ser tan duro vivir así. La mayoría de los condenados son culpables de crímenes violentos y delitos sexuales, liberados luego de haber cumplido su sentencia en prisión. Debido a que se considera que aún son peligrosos, se los sigue vigilando cuando ya están en libertad.

En otros casos, la tobillera se emplea en personas que, de acuerdo con las autoridades, no deben ir a prisión. Por ejemplo, aquellas que no pudieron pagar una multa por una infracción cuyo castigo es la cárcel. A menudo, también se opta por la vigilancia electrónica cuando la estadía en un establecimiento penitenciario podría poner en peligro la subsistencia del reo por no poder ejercer su profesión. Y, por último, llevan tobillera quienes cumplen condena en libertad bajo vigilancia.
 

Vigilancia total

Las tobilleras de los presos son controladas por un asesor de libertad condicional, que, además, es quien controla que se cumplan las condiciones determinadas

Sistema de localización móvil: permitido en EE. UU., pero no en Alemania.

Sistema de localización móvil: permitido en EE. UU., pero no en Alemania.

por el tribunal y ayuda al reo a reinsertarse en la sociedad. Debido a las dificultades para vigilar individualmente las tobilleras, en Alemania se decidió aplicar un sistema de control centralizado, mediante un convenio estatal firmado este lunes, 29/8/2011, en la ciudad de Wiesbaden. Así, la central, en el Estado alemán de Hesse, vigilará la actividad de los sentenciados durante las 24 horas.

Hasta ahora, sólo algunos Estados alemanes habían probado el uso de tobilleras magnéticas para presos en arresto domiciliario. El Estado de Hesse es el único en el que se utiliza hace diez años. “Hasta el momento, casi no ha habido problemas con las personas que llevan tobilleras de vigilancia electrónica”, dice Helmut Fünfsinn, experto del ministerio de Justicia de Hesse. De diez portadores, nueve se atienen a las reglas, explica el funcionario, agregando que la técnica ha mejorado mucho en los últimos cinco años. Si alguien trata de quitársela, es detenido en pocos minutos por la policía.
 

Se temen abusos

"Claro que no hay garantías de que el preso con tobillera no cometa más delitos”, dice Helmut Fünfsinn. Y ahora, el convenio estatal firmado en Hesse amplía el círculo de personas que pueden ajustarse a una condena bajo libertad vigilada por medio de un dispositivo de localización.

Hasta el momento, se aplicaba a quienes cometían delitos leves y medianos, pero, a partir de ahora, también podrán llevar tobillera delincuentes de extrema peligrosidad.

De ahora en adelante, la tobillera remplazará por indicación del juez a la custodia de seguridad, que en Alemania se aplicaba a criminales especialmente peligrosos por un máximo de diez años, luego de que hubieran cumplido su condena en la cárcel.

Recientemente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró esta práctica como ilegal, y puso a la Justicia alemana en un aprieto, ya que la gente teme que los delincuente puedan reincidir y exige que se la proteja del comportamiento impredecible de delincuentes peligrosos. Pero, al mismo tiempo, se deben respetar los derechos humanos. “Ponemos toda nuestra esperanza en que se amplíe el uso de los dispositivos de localización electrónica”, afirma Helmut Fünfsinn.


Menores costos, pero mayor presión

Algunos prefieren ir directamente a la cárcel: demasiada presión.

Algunos prefieren ir directamente a la cárcel: "demasiada presión".

Un prisionero en una cárcel alemana le cuesta alrededor de 80 euros diarios al Estado, mientras que los costos de una vigilancia a través de tobillera electrónica no pasan de los 20 euros por día. Sin embargo, no todos los prisioneros están de acuerdo con llevar tobilleras como alternativa a pasar un período en un centro penitenciario. Muchos incluso la rechazan, lo que sorprende a las autoridades.

Pero para los afectados, se trata de una situación para nada fácil. “No soportamos tanta presión. Preferimos ser consecuentes e ir directamente a la cárcel”, es uno de los comentarios más comunes. Y dicen que vivir con un localizador electrónico es peor aún que estar entre rejas. “En prisión no nos vigilan tanto como con una tobillera”, afirman.

Autor: Wolfgang Dick/ Cristina Papaleo
Editor: José Ospina Valencia

 

DW recomienda