1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Policía afgano droga a 17 colegas y los asesina

El sujeto actuó apoyado por un grupo de militantes talibanes. Un atacante suicida, en tanto, hizo estallar bomba en Kabul, dejando 10 heridos.

Soldados de EE.UU. vigilan tras el atentado suicida en Kabul.

Soldados de EE.UU. vigilan tras el atentado suicida en Kabul.

Un ataque particularmente macabro perpetraron los talibanes en un puesto de la Policía Local Afgana en la provincia oriental de Ghazni la noche del martes (26.02.2013). Un funcionario policial infiltrado drogó a 17 colegas y posteriormente los mató a balazos con ayuda de un grupo de milicianos rebeldes, informaron las autoridades este miércoles (27.02.2013).

"Un policía primero drogó a 17 compañeros y luego llamó a los talibanes y les dispararon a todos ", dijo a la agencia Reuters el detective jefe de la policía de Ghazni, Mohammad Hassan. Siete de los muertos eran nuevos reclutas en formación. Los talibanes se adjudicaron el ataque en un mensaje de texto enviado por su portavoz, Zabihullah Mujahid, quien desmintió el uso de veneno; sólo reconoció que las víctimas fueron asesinadas mientras dormían.

Esta clase de atentados minan la confianza entre las fuerzas afganas, que muchas veces deben bregar con un enemigo que está entre ellos mismos. Las fuerzas extranjeras abandonarán el país a fines de 2014 y desde entonces el control del país estará completamente en manos de funcioanrios afganos, a las que se presiona para que controlen desde ya la insurgencia talibán.

Atentado en Kabul

La Policía Local Afgana es una fuerza de rápido crecimiento diseñada por Estados Unidos para reclutar a hombres locales como agentes de seguridad, pero el ente policial ha enfrentado acusaciones de abusos y de corrupción generalizada. El mismo presidente Hamid Karzai ha expresado temores de que, sin un examen cuidadoso de sus integrantes, el programa pudiera terminar armando a delincuentes y caudillos locales.

En tanto, en la capital Kabul, un atacante suicida se deslizó debajo de un autobús lleno de soldados afganos e hizo estallar sus explosivos, lo que provocó heridas a 10 personas (6 soldados y 4 civiles) en un ataque que subraya la capacidad de los extremistas islámicos de atacar incluso en Kabul.

El hombre, que lucía un abrigo negro, se acercó en medio de una intensa nevada cuando los soldados abordaban el vehículo, dejó en el suelo su sombrilla y se metió debajo del autobús como si fuese a arreglar algo, dijeron testigos. Uno de ellos dijo a la agencia AP “vi que se metió debajo y me pregunté ‘¿qué va a hacer este loco?'”.

DZC (Reuters, AP)

DW.DE