1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

¿Pobreza en Alemania?

Un calamitoso balance para el Gobierno: más de 11 millones de alemanes están considerados pobres. Durante la actual coalición socialdemócrata-verde, las diferencias entre ricos y pobres incluso han aumentado.

Cuando escasea el dinero, los niños son los primeros afectados.


En Alemania, la economía no crece o crece poco, la desocupación aumenta. Y ello desde hace años. No puede extrañar entonces que entre 1998 y 2003, la tasa de pobreza haya pasado de 12,1% al 13,5% de las personas que viven en el país. Más de once millones de habitantes están considerados pobres, de una población total de unos 82 millones.

Simultáneamente, los ricos tienen una participación mayor que hace cinco años en la distribución del patrimonio. Así se desprende del "Informe sobre la Pobreza y la Riqueza" en Alemania, presentado hoy por el Ministerio de Asuntos Sociales al gabinete.

En el informe se identifica a la desocupación como la causa principal de la pobreza y la marginación social. Simultáneamente el Gobierno argumenta que los efectos de muchas reformas, tales como las del mercado laboral y la seguridad social, aún no se ven reflejadas en esas cifras, que van hasta 2003.

Pobreza: no es un fenómeno marginal

"Alemania es un país rico" y a la gran mayoría le va bien, se resalta. No obstante, la pobreza no es un fenómeno marginal y puede amenazar también al núcleo de la sociedad, es decir, puede afectar a cualquier ciudadano. Es más, "la desigualdad social es un hecho y, análogamente a la evolución en el mercado laboral, en algunos sectores ha aumentado en los últimos años".

La pobreza no es un concepto absoluto, sino relativo. No viene dada por un monto determinado de ingresos, sino por una relación: el porcentaje de ciudadanos con ingresos menores al 60% de los ingresos promedio de un hogar. Ese umbral es en Alemania de 938 euros, unos 1230 dólares. Las personas que tienen ingresos menores a ese monto, están consideradas pobres.

Luego de una evolución "positiva" entre 1998 y 2000, la tasa de "pobreza" aumentó el estancamiento económico a partir de 2001. A nivel internacional, sin embargo, Alemania pertenece, junto con Dinamarca y Suecia, al grupo de países de la Unión Europea con el menor riesgo de pobreza y se halla bajo el promedio de la UE. En la UE está considerado pobre quien tiene ingresos inferiores al 50% de los ingresos del hogar promedio.

Pobreza y prestaciones sociales

Quienes menos riesgo corren de caer en la pobreza son quienes tienen un trabajo fijo, los profesionales independientes, los jubilados y las parejas con dos hijos. Entre la población mayor de 65, la pobreza incluso disminuyó en el periodo estudiado de 13,3% al 11,4%.

La madre o el padre que educa solo a sus hijos corren por el contrario gran peligro de pobreza. Entre las madres solas, una de cuatro depende de la asistencia social.

La pobreza de ingresos no es, sin embargo, de acuerdo con el informe, un estado permanente. Luego de un año, unos dos tercios de los afectados se han liberado de la situación.

Prestaciones estatales, tales como las pensiones, los subsidios familiares, las becas para estudiantes y la asistencia social hicieron disminuir en 2003 el riesgo de pobreza en dos tercios.

Ello puede ser interpretado naturalmente también de otra manera: esas personas escapan a la pobreza sólo con la ayuda estatal y sin esa asistencia, la pobreza sería aún mayor.


Desigual distribución del patrimonio

Por otro lado, el patrimonio siguió creciendo y alcanzó en 2004 la suma de 133.000 euros por hogar en promedio. Entre los bienes patrimoniales domina la casa propia, con un 75% del total.

Pero el promedio es una cosa y la realidad, otra. Mientras que el 50% de los hogares detentan juntos menos del 4% del patrimonio, el 10% más rico dispone de casi el 47%, lo que supone un aumento del 2% en los últimos cinco años.


Los datos son un duro golpe para el gobierno, que se agregan a otras dos alarmantes cifras: el FMI redujo las expectativas de crecimiento económico en Alemania de 1,8% a 0,8% para 2005 y el número de desocupados ha alcanzado la cifra récord de 5,2 millones.

Las asociaciones sociales y benéficas alemanas han calificado al informe de un "atemorizante documento de la división social" y exigen rápidas consecuencias. Para la oposición de cristianodemócratas, cristianosociales y liberales, que aspiran a suceder al actual gobierno luego de las elecciones de 2006, las cifras son naturalmente un contundente argumento para la próxima campaña electoral. La oposición ya tiene listo su eslogan: "el mayor riesgo de pobreza es el Gobierno roji-verde".

DW.DE