1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

OIEA e Irán superan "algunos desacuerdos"

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y el gobierno de Irán conversaron Teherán sobre el controvertido programa nuclear del país persa. Irán anunció que aumentó su enriquecimiento de uranio

El enviado de Irán ante el OIEA, Ali Asghar Soltanieh, dijo que Irán y el organismo lograron superar "algunos desacuerdos" en las reuniones mantenidas este miércoles en Teherán, indicó la agencia de noticias ISNA.

Ali Asghar Soltanieh, enviado de Irán ante el OIEA.

Ali Asghar Soltanieh, enviado de Irán ante el OIEA.

"Mientras que superamos algunos de los desacuerdos y, al mismo tiempo, acordamos algunas modalidades, se decidió que ambas partes evalúen las nuevas propuestas y presenten sus puntos de vista en la próxima reunión", declaró Soltanieh, sin dar detalles acerca de sobre qué exactamente llegaron a un acuerdo ambas partes ni cuándo se celebrará la próxima reunión.

Los miembros de la delegación del OIEA, encabezada por el inspector jefe nuclear Herman Nackaerts, tenían previsto instar una vez más a Irán a que autorice el acceso de inspectores a la instalación militar de Parchin. Algunos servicios secretos occidentales sospechan que allí se han realizado experimentos para el desarrollo de cabezas nucleares.

El gobierno de Teherán había declarado el martes que inspectores del OIEA podrían visitar la instalación de Parchin a condición de que se reconozca el derecho de Irán a desarrollar un programa nuclear civil.

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, dijo este miércoles que "equipos de expertos están negociando actualmente sobre la inspección de Parchin, pero algo está claro: los derechos legítimos de Irán de poseer un programa nuclear civil deben ser reconocidos".

"Además, nos convertimos en un país con tecnología atómica y en relación con esto ya no hay marcha atrás. Por este motivo, para Occidente hay sólo un camino: cooperación en lugar de confrontación", añadió.

Hasta ahora, las conversaciones que ya llevan más de un año no lograron avances. Las negociaciones no sólo se centraron en los contenidos, sino también en el establecimiento de un cronograma para la discusión de cuestiones abiertas.

Antes de partir con destino a Teherán el martes, Nackaerts había manifestado en Viena un cauto optimismo. "Tendremos buenas negociaciones", dijo.

¿Más enriquecimiento de uranio?

Al mismo tiempo, Irán anunció que aumentó su enriquecimiento de uranio. Teherán le informó al OIEA que el mes pasado instaló en la planta de enriquecimiento de uranio en Natans nuevas centrifugadoras, que tienen mayor potencia, confirmó el director del programa nuclear iraní Ferejdun Abbasi, según informaron medios de prensa estatales.

Esas modernas centrifugadoras serán usadas para enriquecer el uranio en hasta un cinco por ciento, no más, añadió.

Muchos países creen que Irán utiliza su programa de uso civil de la energía nuclear para fabricar en secreto armas atómicas, algo que Teherán niega vehementemente. Irán asegura que su programa nuclear sólo tiene fines civiles.

Inspector jefe nuclear del OIEA, Herman Nackaerts.

Inspector jefe nuclear del OIEA, Herman Nackaerts.

Los expertos encabezados por Nackaerts piden acceso a documentos y a especialistas iraníes, para evaluar la posible dimensión militar del programa nuclear.

Irán tiene previsto reanudar este mes las negociaciones nucleares internacionales con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania en Almaty, la antigua capital de la ex república soviética de Kazajistán. Los países occidentales pretenden movilizar a Teherán para que suspenda el enriquecimiento de uranio. A cambio le ofrecen cooperación económica y técnica.

Irán debería demostrar flexibilidad en las negociaciones para solucionar la disputa por sus actividades nucleares con el fin de lograr un "avance sustancial", dijo hoy la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton, en una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York.

rml (dpa, reuters)

DW.DE