1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Moda “reciclada”: entretejiendo historias

Las diseñadoras “Schmidttakahashi” reciclan moda en Alemania y México, convirtiendo ropa usada en diseños nuevos e individuales. Sus creaciones cuentan y entretejen las historias de los antiguos dueños de la ropa.

La moda “reciclada” se ha convertido en el sello de la marca alemana “Schmidttakahashi”. En un proceso de trabajo laborioso, las diseñadoras berlinesas Eugenie Schmidt y Mariko Takahashi colectan, seleccionan y lavan ropa de segunda mano para después usarla como materia prima, creando nuevos diseños individuales de alta calidad.

Eugenie Schmidt y Mariko Takahashi

Eugenie Schmidt y Mariko Takahashi

En su estudio en Berlín, las diseñadoras almacenan la ropa usada que reciben de diferentes personas de todo el país, ya sea personalmente o por correo. En entrevista con DW, Mariko Takahashi explica que cada donador obtiene un número de identificación para poder monitorear el proceso de reciclaje de su prenda, que es documentado en la página de Internet de las artistas www.schmidttakahashi.de.

Allí, los donadores también pueden escribir un comentario sobre su ropa, por ejemplo, donde y cuando la compraron o contar alguna situación especial que asocien con ella. Asimismo, cada nuevo diseño recibe un número de identificación. De esta forma, el nuevo dueño de un atuendo puede conocer la historia o “árbol genealógico” detrás de su adquisición y ver, por ejemplo, de qué prendas se compone.

Moda ecológica de carácter social

“Schmidttakahashi” demuestra que la moda puede ser más que un objeto de lujo o un producto de masa desechable, devolviéndole su carácter social. “La moda se ha convertido en un producto industrial, pero la ropa solo se vuelve interesante si se relaciona con las personas. La idea de trabajar con ropa usada surgió porque ésta revela mucho acerca de la persona que la lleva, cuenta historias y por eso es un objeto especial. El medio ambiente también es un tema importante para nosotras, porque los cambios de la moda son cada vez más rápidos y las prendas también se tiran cada vez más rápido”, señala Takahashi.

Creación de una participante mexicana del taller de Schmidttakahashi.

Creación de una participante mexicana en el taller de Schmidttakahashi.

En 2012, los organizadores del proyecto de arte y ecología “Re-Mex: El poder de las artes”, una cooperación mexicano-europea, reconocieron el mensaje ecológico y social de la moda de “Schmidttakahashi” e invitaron a las artistas a impartir talleres de diseño en la Ciudad de México. El proyecto “Re-Mex” aspira a intercambiar conocimientos, ideas y prácticas con el fin de explorar cómo las artes pueden funcionar como catalizador para generar cambios positivos tanto ambientales como sociales y urbanos.

Con dos maletas repletas de ropa de segunda mano, Schmidt y Takahashi emprendieron su viaje a México, donde impartieron dos talleres en el centro cultural Fábrica de Artes y Oficios de Indios Verdes, una zona marginada del norte de la capital. La ropa que habían traído de Berlín fue mezclada con la que aportaron los participantes, en su mayoría vecinos de la colonia. Estos aprendieron técnicas para trabajar con prendas que ya habían olvidado en el armario y a rediseñarlas, para así ampliar su ciclo de vida y crear piezas nuevas e individuales sin tener que gastar un solo centavo.

Conciencia ambiental sobre la pasarela

Creación del taller de Schmidttakahashi, en México.

Creación del taller de Schmidttakahashi, en México.

Takahashi cuenta que los talleres las inspiraron mucho: “Nos encantó la idea de poder enseñarle algo a otras personas, en vez de solo hacer y vender moda nosotras mismas, ver que también existen otros caminos para difundir nuestro concepto”. El resultado final de los talleres se presentó al público en un desfile de moda en el Zócalo de la Ciudad de México, así como en una exposición en una concurrida estación del metro, con el propósito de despertar conciencia ambiental.

Según informaciones de “Re-Mex”, aproximadamente 13.000 toneladas de basura son desechadas al día en la metrópolis mexicana, y solo un seis por ciento es reciclado de manera efectiva. La demanda de energía y agua potable, así como de otros bienes de consumo crece de manera continua, desafiando la capacidad de eliminación de la basura.

Creación del taller de Schmidttakahashi, en México.

Creación del taller de Schmidttakahashi, en México.

Takahashi notó que en la Ciudad de México el reciclaje no se practica tan conscientemente como en Alemania, sino que existe otro enfoque: “La ciudad es tan grande y es increíble la cantidad de cosas que hay por todos lados. Muchos objetos como, por ejemplo, la ropa de segunda mano, se venden o se regalan a otras personas, es decir, sí se recicla, las cosas se vuelven a usar, pero no necesariamente teniendo en mente un propósito ecológico.”

Sin embargo, la artista asegura que también hay muchos jóvenes mexicanos comprometidos con el medio ambiente: “Conocimos el colectivo de diseñadores “Somosmexas”. Entre otras cosas, recolectan piezas de bicicletas con las que construyen nuevas bicicletas. En México todavía no se acostumbra a andar tanto en bici como en Alemania. Ellos pretenden difundir esa idea paso a paso y mostrar a la sociedad más vías alternativas ecológicas.”

El proyecto de “Schmidttakahashi” en México también llamó la atención de la universidad Instituto Tecnológico de Monterrey que invitó a las berlinesas a ofrecer talleres en sus aulas. Este mes de octubre, Schmidt y Takahashi viajarán por cuarta vez a México, donde trabajarán con estudiantes de la carrera de diseño de moda.

Autora: Violeta Campos
Editor: Pablo Kummetz

DW.DE