1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

“Mil Millones de Pie” en Alemania: ¿y ahora qué?

Alemania se sumó a más de 200 países en un flashmob global para movilizar a hombres y mujeres de todos los continentes contra la violencia hacia mujeres y niñas. Este es sólo el comienzo, dicen las activistas.

Münsterplatz Bonn: One Billion Rising Bonn/Bornheim 2013
Weltweite Protestaktion gegen Vergewaltigung und Unterdrückung der Frau
Bild: DW/Rosa Muñoz Lima, 14.02.2012

One Billion Rising Bonn 2013

“Me levanto por Nico, porque sé que sufriste bastante humillación por ser mujer, quechua hablante y joven”, escribió la peruana Susana Marchena en Facebook, antes de salir corriendo al flashmob de la Münsterplatz, en el centro de Bonn, con su esposo y su hija. “Me levanto por mis abuelas, que no tuvieron esa posibilidad de jóvenes”, dijo más tarde al micrófono, después de bailar también en la cercana Bornheim.

Susana Marchena: Mi hija se merece crecer en un mundo sin violencia”.

Susana Marchena: "Por mi hija, que se merece crecer en un mundo sin violencia”.

“Por mi madre, a quien le acaban de quitar un yeso en Lima, Perú, y lo primero que le preguntó al doctor fue si podía bailar”, me contó en el tranvía, al final de la noche. “Y por mi hija de un año, que se merece crecer en un mundo sin violencia”, repitió hasta el cansancio.

Unas 500 personas reunió el flashmob de Bonn, una ciudad de 300.000 habitantes, al ritmo de “Rompe la cadena” (Break the chain), el himno de la campaña mundial “Mil Millones de Pie” (One Billion Rising). Más de 5.000 llegaron a la puerta de Brandeburgo en Berlín, una capital de 3 millones y medio. En Núremberg, con una población de medio millón de almas, bailaron 1.500.

Más 150 eventos tuvieron lugar en plazas, escuelas, estaciones de metro y locales públicos de toda Alemania: flashmobs, monólogos, coros, charlas, exposiciones fotográficas, mini-conciertos. Al menos 20.000 participantes cuentan los organizadores, aunque “muchas localidades no enviaron cifras y nuevos eventos surgieron espontáneamente a lo largo y ancho del país y del día”, dijo a DW Karin Heisecke, coordinadora de V-Day en Alemania y Europa.

“Mil Millones de Pie”, en Bonn.

“Mil Millones de Pie”, en Bonn.

Este fue el aporte alemán, pese al frío y alguna que otra nevada, al llamado a “alzar la voz y el cuerpo” para detener la violencia contra la mujer en todo el mundo, promovido por el movimiento mundial V-Day. Pero este no es el final, repetían las organizadoras, en vivo, por teléfono o en las redes sociales, desde Berlín, Bonn o Bornheim.

Después de bailar…

Si más de mil millones de mujeres (una de cada tres) son golpeadas o violadas a lo largo de su vida, fundamentalmente por hombres, más de mil millones de mujeres y hombres se alzaron este 14 de febrero, de Alemania a Afganistán, Perú, Buenos Aires, Australia, Indonesia, Rumanía o Egipto, para combatirlo. Y este es sólo “el comienzo de una escalada contra la violencia”, insiste Karin Heisecke y repite un lema y objetivo de V-Day: “hasta que la violencia termine”.

La promesa, “tras unirnos a este baile mundial, es que cada uno de nosotros hará algo más en el próximo año: trabajar voluntariamente con las casas-refugios para mujeres afectadas; escribir una canción o grabar un video para seguir creando conciencia sobre el tema; intervenir, alzar la voz o tender una mano la próxima vez que seamos testigos de una situación así”, dice Heisecke.

Más 150 eventos tuvieron lugar en plazas, escuelas, estaciones de metro y locales públicos de toda Alemania.

Más 150 eventos tuvieron lugar en plazas, escuelas, estaciones de metro y locales públicos de toda Alemania.

“No vamos a parar”

Ivancica Smith, promotora de “Mil Millones de Pie” en Bornheim y Bonn, junto con el colectivo femenino Bonn Femmes y el apoyo de la extensión alemana de ONU Mujeres, ya prepara su próximo empeño: una semana de eventos benéficos entre el 25 de febrero y el 3 de marzo, con la representación de los “Monólogo de la Vagina” de Eve Ensler, en alemán e inglés, el 1 y 2 de marzo. Lo recaudado este 14 de febrero y en la semana por venir irá a parar a la Casa-Refugio para mujeres víctimas de violencia en Bonn, donde actualmente faltan cupos y medios de subsistencia.

Ivancica Smith: “no vamos a parar hasta que la violencia termine”.

Ivancica Smith: “no vamos a parar hasta que la violencia termine”.

Ivancica es de origen croata y ha fundado una familia multicultural en Alemania, junto a su esposo británico y sus dos pequeños hijos germanoparlantes. Este año, mientras V-Day cumple 15, ella cumple 40. “Es una señal”, dice. Una señal inequívoca para alguien que está de vuelta de todas las terapias tras haber sido abusada a los cuatro, a los siete y a los trece años de edad.

Una necesidad impostergable, para una mujer que trabajó como traductora e intérprete de la Unión Europea durante la guerra entre las distintas etnias de la antigua Yugoslavia; para una mujer que ha seguido traduciendo aquellos atroces crímenes a los investigadores y jueces del Tribunal Internacional de La Haya, dando su voz en inglés o alemán a no pocas mujeres violadas o a testigos de estas violaciones.

Ahora además, con V-Day, junto a activistas como Susana Marchena (que supo por V-Day Lima de la existencia de V-Day Bornheim) , o al colectivo Bonn Femmes (que recién inaugura un V-Day Bonn) , “estamos dando voz a las mujeres que no hablan de ello”, dice Ivancica. Y “no vamos a parar”, asegura, “hasta que la violencia termine”.

Autora: Rosa Muñoz Lima

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda