1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La manipulación de la imagen en aras del poder

Durante la guerra en Irak, EEUU y sus aliados legitimaron la agresión con imágenes sobre supuestos arsenales de exterminio masivo, pero hay otros casos recientes de manipulación de la imagen en aras del poder político.

Barack Obama encabezó las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos a principios de septiembre.

Los casos de manipulación de imágenes que tergiversan la información se repiten constantemente. Un caso reciente causó revuelo en Egipto. El periódico gubernamental Al –Ahram publicó una imagen tomada en los pasillos de la Casa Blanca cuando comenzó una nueva ronda de negociaciones de paz entre israelíes y palestinos a principios de septiembre.

En la imagen se veía a los líderes caminando sobre una alfombra roja: el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, el rey Abdalá II de Jordania, el presidente estadounidense, Barack Obama y en primer plano el presidente egipcio Hosni Mubarak.

Imagen publicada por el diario gubernamental egipcio Al Ahram, con Mubarak a la cabeza.

El mandatario egipcio de 82 años se encontraba en realidad a un costado y era Obama el que estaba en primer plano, como pudo verse por imágenes difundidas por agencias y por la televisión.

El jefe de la redacción árabe de la Deutsche Welle, Rainer Sollich, explica que el rotativo egipcio manipuló la imagen muy probablemente debido a que habrá elecciones próximamente en el país árabe. “No está claro si será Mubarak o su hijo quien se postulará como candidato, pero lo que el diario intenta es mostrar que Mubarak es una personalidad líder que incluso encabeza a Obama y Netanyahu”, dice.

Práctica común en Irán

La manipulación es parte de la lucha política. El caso del diario egipcio es una campaña mediática aparentemente inofensiva pero hay casos más graves. En Irán el presidente Mahmud Ahmadineyad ha recurrido a estas prácticas, como recuerda Jamsheed Faroughi, miembro de la redacción Farsi: “En primer plano aparece Ahmadineyad hablando desde el púlpito, pero cuando la cámara hace un giro para mostrar al público que lo escucha, se ve a Ahmadineyad como espectador sentado en primera fila. Es una práctica común en Irán; se manipulan imágenes en un intento por demostrar que hay un apoyo masivo al presidente”.

Miembros del Parlamento Europeo aguardan con imágenes de Neda la llegada del ministro iraní de Relaciones Exteriores, Manuchehr Mottaki.

Teherán nunca reconocería ese tipo de prácticas, pero no se cansa de buscar el descrédito de la oposición. Durante la llamada “Revolución Verde” del año pasado, cuando las imágenes de la estudiante asesinada Neda la convirtieron en mártir e ícono de la revuelta iraní, Teherán insistía en que la joven se encontraba aún con vida y difundió la imagen de una muchacha muy parecida. Pero testigos, médicos y familiares confirmaron su muerte.

"Moscú vota por Putin", se lee en este cartel en la capital rusa de cara a las elecciones a la Duma en diciembre de 2007.

Violaciones en Rusia

En Rusia también hay ejemplos de manipulación. Alexander Kynew, de la organización no gubernamental rusa “GOLOS”, cita un ejemplo que muestra las irregularidades en las elecciones parlamentarias de 2007. “Las elecciones a la Duma en 2007 fueron manipuladas con imágenes de manera masiva, eso lo confirmaron los votantes mismos y numerosos blogeros. Algunos reportaban que en sus puestos de trabajo fueron obligados a tomar fotos con sus teléfonos celulares de la papeleta electoral, lo que es una clara violación al principio del voto secreto", indica.

Esto ocurrió en algunas fábricas leales al sistema y quien no obedeciera era amenazado con perder el empleo. Esas irregularidades salieron a la luz a través de Internet y no con denuncias ante las autoridades. Estos casos demuestran cómo las imágenes son manipulables y éstas tergiversan la información.

Autor: Tobías Oelmeier/ Eva Usi

Editora: Emilia Rojas Sasse