1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

La basura tiene su precio

En Alemania, el reciclaje se escribe en mayúsculas. Los precios de la materia prima continúan aumentando y así los materiales reciclables se convierten en un bien codiciado.

Recolectores de desechos reciclables en Alemania.

Los alemanes devuelven sus latas de refresco vacías en el supermercado y enjuagan sus vasos de yogurt y los acumulan en bolsas de basura amarillos. "Se han reído a menudo de nosotros por nuestros numerosos cubos de basura en las cocinas, la muy disciplinada recogida selectiva de basuras, pero esto ha cambiado en cierta medida", explica Stephan Hamening de la Asociación Federal de la Economía de eliminación de residuos alemana (BDE). "Yo acabo de volver de una conferencia en China que tenía exactamente este tema, se reflexiona sobre lo que se puede sacar de las materias primas que están en el cubo de la basura".

Producto interior más elevado

Las asociaciones industriales consiguen un balance positivo, 100 días después de la introducción del nuevo sistema de reciclaje en Alemania para chatarra de productos eléctricos. En total 24.000 contenedores con lavadoras, frigoríficos, televisores, ordenadores y móviles usados son recogidos y aprovechados de nuevo en todo el territorio federal.

Esto se debe sobre todo a los fuertes precios en aumento de las materias primas. Esto hace cada vez más rentable el reciclaje de chatarra, cristal, papel y plástico. "Las importaciones de las materias primarias serán reemplazadas por el valor añadido interior, así también afecta al consumo de energía", declara Michael Hüther, director del Instituto de Economía alemana en Colonia. De ello, resulta un Producto Interior Bruto (PIB) más elevado, el valor añadido será desplazado a la economía política alemana, mientras que los gastos en importaciones por un valor de 3,7 millones de Euros serían eludidos. Además, se convertirían al ramo alrededor de 60.000 empleos.

Efectos del ahorro

De la suma total, sólo 2,2 millares de Euros van a la cuenta de la energía ahorrada que, entre otros, habrían sido necesarios para la nueva producción de materiales. La economía alemana en la producción del acero obtiene los mayores efectos del ahorro, allí se obtienen de momento 2,3 millares de Euros anualmente. Le sigue la producción de aluminio con 700 millones de Euros. La utilización de basura como combustible contribuye con 340 millones de Euros y el reciclado de embalaje con 225 millones de Euros.

"El 65% de la propagación de la basura alemana es hoy reciclada o utilizada como sustituto para los recursos energéticos primarios", manifiesta Stephan Harmening de la (BDE). "También se podría decir que el potencial se encuentra aún en el 35 %". Sin embargo, con ello es Alemania el líder en Europa en la cuota del reciclaje. Empresas alemanas de eliminación de residuos producen un volumen de ventas anual de 19 millares de Euro y emplean a 160.000 trabajadores.

Tendencia creciente

Stephan Harmening se basa en que las cuotas de reciclado seguirán subiendo. En la chatarra de acero, por ejemplo, la cuota se encuentra actualmente en el 44%, en Estados Unidos ya son del 70%. El acero, el aluminio y el cobre son demandados mundialmente, de modo que Rusia ha cubierto la exportación de chatarra de acero con unos derechos de exportación del 15%; para el aluminio y el cobre son incluso del 50%.

De manera cada vez más frecuente, las empresas alemanas de eliminación de chatarra de acero se encuentran en los contenedores aparatos a los que sólo les falta el cable. Los cables que son rellenados con hilos metálicos de cobre, tienen valor de dinero en efectivo. Un contenedor produce actualmente en el mercado mundial alrededor de 30.000 Euros.