1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Klaus Florian Vogt: "La música de Wagner me absorbe"

Comenzó tocando la trompa y acabó cantando sobre el escenario. Fue pura coincidencia. Hoy es uno de los tenores wagnerianos más buscados del panorama, que acaba de sacar al mercado un disco compacto titulado Helden.

Klaus Florian Vogt es uno de los tenores wagnerianos más solicitados. Además del Festival de Bayreuth, su presencia es habitual en Milán, Berlín y Nueva York, entre otras ciudades. Vogt luce su voz en un reciente disco compacto titulado Helden (Héroes) que reúne diversos fragmentos de óperas de Wagner.

Deutsche Welle: Gracias a su impresionante interpretación de Lohengrin en el Festival de Bayreuth es usted uno de los cantantes wagnerianos más reputados de la actualidad. La portada de su reciente disco, Helden, le muestra como un guerrero rubio, con armadura y espada. ¿Está jugando con la idea de ser un héroe o realmente está interpretando ese papel?

Klaus Florian Vogt: Ambas cosas. En la portada del disco hemos jugado con estos elementos, pero he de decir que realmente me divierte cantar e interpretar el papel de héroe sobre el escenario.

Su carrera es poco común. Comenzó como intérprete de trompa en la Orquesta Filarmónica del Estado de Hamburgo. ¿Cómo descubrió su faceta de cantante?

Fue por algo divertido que pasó con mi esposa. Mientras trataba de encaminar mis pasos hacia el recto camino de convertirme en miembro de una orquesta, ella estudiaba para cantante y, de hecho, se hizo cantante. En una ocasión, se le ocurrió la idea de que cantáramos a dúo para una fiesta familiar. Practicamos e interpretamos la canción con mucho humor y alegría. Cuando mi suegra –que también es cantante y formó parte del coro de Bayreuth, entre otros- escuchó la grabación, sintió que mi voz podía aportar algo si se formaba y se desarrollaba adecuadamente.

Vogt interpretando el papel de Parsifal en la Ópera Alemana de Berlín en el año 2012.

Vogt interpretando el papel de Parsifal en la Ópera Alemana de Berlín en el año 2012.

¿Y usted no se había dado cuenta antes?

No. Nunca supe que tenía ese potencial. Nadie pensó que yo tendría talento para cantar. Al principio me acerqué a este mundillo de forma relativamente cauta, y fui formándome esporádicamente, tomando lecciones de vez en cuando, mientras continuaba mi trabajo como músico de orquesta. Y, de repente, las cosas comenzaron a sucederse una tras otra. Mi profesor de canto me preguntó si quería hacer una audición, me dijo que así podría enseñarme mejor. Y la hice. Una vez que pasé la prueba, comencé a creer que, efectivamente, podía tener talento para cantar.

¿Por qué se interesó por Wagner?

Primero comencé a tocar sus obras, naturalmente, como músico de orquesta. En dos ocasiones tuve la oportunidad de tocar el Anillo completo como trompa. Y, por supuesto, obras como El holandés errante y otras que forman parte del repertorio. Por un lado, es un placer, pero por otro, siempre representa un reto. Ya lo era entonces cuando tocaba la trompa y lo es ahora que soy cantante. No sé por qué razón, pero su música habla directamente a mi corazón. Me resulta conmovedora.

¿Le ha ayudado su experiencia como músico en el foso a la hora de interpretar sobre el escenario?

Por supuesto. El sitio en el que más alto se escucha la música en un teatro de ópera es el foso. Así que hoy día, ni la orquesta más chillona me asusta. Naturalmente, también aprendí los fundamentos de un músico, tales como seguir al director. Eso es esencial en la ópera. También toqué mucha música de cámara, algo muy importante para saber escuchar a los otros. Como mi instrumento era de viento, trabajé desde bien temprano el control respiratorio, así como a usar el cuerpo entero para crear sonido, para hacer música.

Vogt protagoniza el disco Helden, que acaba de salir al mercado.

¿Qué sucede en usted cuando canta Wagner?

Quedo tan fascinado como el público. Esta música siempre me absorbe. A veces, cuando estoy cantándola, he de decirme a mí mismo: "Tengo que frenarme". Si no, me echaría a llorar sobre el escenario, lo que no es especialmente útil cuando hay que seguir cantando.

¿Solo la música le produce esa sensación? ¿O es la mezcla entre el papel que representa y la música?

Ambas cosas. Como dijo una vez Klaus Maria Brandauer: si uno se involucra realmente en la historia, no está interpretando, se ha convertido en parte de ella. Creo que ese es el caso con Wagner. Y también está la música. Sucede como cuando uno ve una película y acaba sintiéndose parte de ella. La realidad y la interpretación se funden y ahí es cuando uno debe darse cuenta de que hay que mantener una distancia.

¿Qué personaje de Wagner le gusta más interpretar?

Varios. Naturalmente, me encanta ser Lohengrin, pero también el rebelde Stolzing. Me divierte luchar por la justicia, como Sigmund. Todos los papeles que abordo suelen tener algún componente que me gusta mucho.

Es decir, que significan para usted personalmente algo...

Sí.

Autora: Silke Bartlick/MS
Editora: Emilia Rojas

DW.DE