1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Italia en crisis: Beppe Grillo descarta negociar con Bersani

La centroizquierda había cifrado esperanzas en el líder contestatario para hacer un gobierno estable, pero la respuesta fue negativa.

Beppe Grillo, sin duda el gran ganador de las elecciones italianas al conseguir que su partido fuera el más votado y dar la gran sorpresa con el movimiento contestatario “Cinco Estrellas”, cerró este miércoles (27.02.2013) la puerta en la cara a cualquier posibilidad de negociar con la centroizquierda de Pier Luigi Bersani, virtual primer ministro de Italia.

El líder del Partido Democrático, a sabiendas de que una coalición con Grillo es menos difícil que una con la derecha encabezada por Silvio Berlusconi, ha lanzado señales de acercamiento al comediante devenido en político, pero las respuestas de éste han estado más bien a la altura de su antigua ocupación.

Grillo dijo que Bersani le hacía “propuestas indecentes” por querer negociar ahora y lo calificó de “un hombre muerto que habla”, al tiempo que recordaba que Bersani había menospreciado a su movimiento. “Y ahora tiene la desfachatez de pedir nuestro apoyo”, escribió Grillo en el blog de su movimiento.

Consultado por el diario español El Mundo sobre la posibilidad de negociar con los partidos tradicionales, Grillo respondió “ni hablar, no está en nuestro ADN, es como mezclar gasolina con agua".

Pocas opciones

El movimiento de Grillo consiguió un 25,55 por ciento de los votos en las elecciones generales del domingo y lunes en Italia, un cinco por ciento más de lo que pronosticaban las encuestas, logrando 108 mandatos en la Cámara de Diputados. Con esas cifras, quedó tercero en las elecciones, donde Bersani ganó a justadamente a Berlusconi (29,54 por ciento contra un 29,18 por ciento).

Si bien Grillo dijo que no apoyaría a ninguno de los partidos tradicionales, sí afirmó que votaría proyectos que reflejen el programa de su movimiento y que está dispuesto a hablar de una reforma electoral, suponiendo que la centroizquierda lo propone. Atento a ello, Bersani dio a conocer una serie de iniciativas que todos interpretaron como guiños a Grillo y los suyos.

Ningún partido tiene suficientes escaños para gobernar después de las elecciones, que dejaron a Italia en un limbo político y generaron inquietud en los inversionistas globales ante la amenaza de una nueva crisis en la zona euro. Ahora Bersani tiene la opción de negociar con Berlusconi, con Grillo o pedir nuevas elecciones.

DZC (dpa, Reuters)

DW.DE