1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Fukushima: preocupación por radiactividad en el Pacífico

Expertos coinciden: no se puede calcular el efecto del agua radiactiva vertida al Pacífico hasta no tener datos exactos. No obstante está claro que los isótopos radiactivos llegarán a la cadena alimentaria.

La planta flotante de tratamiento de radiación donde se almacenará parte del agua contaminada.

Tan grande es la desesperación en Fukushima como incoherentes las reacciones a la catástrofe. Las 11.500 toneladas de agua radiactiva conducidas al mar tienen bajo nivel de contaminación, dice Tepco sin dar cifras concretas.

Greenpeace mide los niveles de radiactividad en los alrededores de Fukushima

Límite sobrepasado 7,5 millones de veces

Aparte de lo anterior, Tepco ha estado luchando por detener la fuga de agua altamente radiactiva; ésta dejó de entrar a razón de siete toneladas por minuto al océano Pacífico hoy (06.04) después de una inyección de silicato de sodio. Aunque el taponamiento de la grieta es considerado un éxito, no está claro si resistirá ni si hay otras fugas en la planta nuclear.

Según mediciones de Tepco, el nivel de yodo radiactivo en el agua de mar cerca de la planta llegó a superar 7,5 millones de veces el límite legalmente permitido.

Reacción tardía y deficiente

Según Hans-Josef Allelein, profesor de seguridad y técnica nuclear de la Universidad de Aquisgrán, Tepco debió haberse preparado para esta situación:

“El bombear el agua al mar es reconocer que no se tiene otra alternativa. Han pasado ya tres semanas del accidente. Se habrían podido construir reservorios para almacenar temporalmente el agua. La variante de echarla al mar es, en mi opinión, la peor”.

Tepco no sabe qué hacer con el agua radiactiva.

Especies regionales en peligro

Según dijo a DW Dirk Zimmermann, biólogo de Greenpeace, la situación puede calificarse de “catástrofe absoluta”. Su dimensión no se conoce aún, pues los datos de Tepco y del Gobierno japonés son contradictorios y, en parte, escasos. Zimmermann asume que habrá una contaminación radiactiva de la costa. Dado que ahí se encuentran los mayores bancos de peces del mundo, el accidente de Fukushima tendrá consecuencias terribles para la industria pesquera japonesa.

Según el diario Süddeutsche Zeitung, Michael Welling portavoz del Instituto Johann-Heinrich von Thünen (vTI), tampoco pudo dar un panorama de los efectos de la catástrofe: "Mientras no estemos seguros de cuáles radioisótopos han llegado al mar no podemos calcular las consecuencias“. Su instituto se encarga de medir la carga radiactiva tanto en el Mar del Norte como en el Báltico.

¿Problema para el Pacífico?

Con todo, el biólogo de Greenpeace se atreve a pronosticar: “Con partículas de estroncio y plutonio hay que contar. Dependiendo de su volumen, su difusión será mayor o menor. Esta radiactividad llegará a la cadena alimentaria, para el Pacífico representará un problema”.

Por ello, Zimmermann prevé que “deberemos hacernos a la idea de que por mucho tiempo tendremos que realizar controles de radiactividad en los productos de mar del Pacífico”. Por lo pronto, el gobierno nipón anunció ya que llevará a cabo estrictos controles.

Autor: Gero Rüter/Mirra Banchón
Editor: Pablo Kummetz

DW.DE