1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Estudiar en Alemania

Formación dual: un modelo alemán con futuro

En tiempos de crisis, cuando el desempleo juvenil alcanza cuotas alarmantes en varios países, el sistema de formación dual alemán despierta el interés internacional.

Mónica Cuevas lo tiene claro. Según la representante de cooperación científica y académica de la embajada chilena de Berlín, la situación en su país de origen mejorará con su industria minera. “Calculamos que en los próximos ocho años se invertirán miles de millones de dólares en este área”. Esto supondrá una demanda de 50.000 nuevos trabajadores. Sin duda, una buena noticia para uno de los países más ricos en materia prima de Sudamérica.

Pero no todo es tan fácil. Estos trabajadores deben estar cualificados, dice Mónica Cuevas. “Y para ello necesitamos un marco institucional”, añade. El país se ha propuesto como meta preparar a estos futuros operarios con el apoyo del Instituto Federal de Formación Laboral (BIBB por sus iniciales en alemán), en Berlín, dedicado entre otras cosas a la cooperación internacional en formación laboral.

En la formación dual alemana se aprenden también materias generales, como política o religión.

Competencia laboral y desarrollo personal

La formación dual en Alemania podría ser una buena solución para Chile, dice Mónica Cuevas. Se trata de la modalidad de formación más extendida en Alemania, y se basa en una mezcla de clases prácticas en en área de trabajo con clases teóricas en la universidad técnica. Normalmente, la formación dura entre dos y tres años y medio, y en ella los alumnos no solo aprenden contenidos técnicos, sino también temas generales como política, alemán o religión.

Con ello se persigue desarrollar las competencias tanto técnicas como sociales de los estudiantes. “Esto tiene mucho que ver con lo que los alemanes entendemos de un empleo”, explica Birgit Thomann, directora del departamento de internacionalización de la formación laboral del BIBB. “Y es, sin duda, una ventaja de la formación laboral en Alemania”.

Otra ventaja es que todas las áreas afectadas trabajan mano a mano: los estados desarrollan sus planes escolares, las cámaras de industria, comercio y trabajo diseñan los exámenes finales, y las empresas acogen a los cualificados alumnos. Un sistema que solo puede observarse en muy pocos estados aparte de Alemania, según Birgin Thomann. En la mayoría de los países, los jóvenes van directamente de la escuela al trabajo, sin formación laboral, o continúan estudiando. Las alternativas son escasas.

La exportación exacta del modelo de formación dual suele ser por regla general difícil

Un modelo exportable

No obstante, visto en el contexto de la crisis financiera que se vive en el mundo, el sistema de formación alemán se puede considerar como un modelo a seguir. El porcentaje de jóvenes desempleados entre 15 y 24 años en Alemania es un 8 por ciento, una cifra mínima comparada con países como España o Grecia, donde uno de cada dos jóvenes busca empleo. Es por eso que países como China o India estén mostrando interés en importar este modelo.

Pero a pesar de las ventajas del modelo alemán de formación dual, su exportación exacta suele ser por regla general difícil, dice Birgit Thomann, del BIBB. “Por ello, contamos con ofertas especiales que se adaptan a las demandas de los países interesados”. Esto significa asimismo que en el país destinatario ya deben existir previamente las estructuras adecuadas para desarrollar un sistema de formación dual, y todas las partes interesadas deben estar de acuerdo en su implementación.

“Creo que la mayor dificultad radica en cómo podemos convencer a las empresas chilenas a participar en este sistema”, dice Mónica Cuevas. “Y un segundo reto sería atraer a los jóvenes hacia este tipo de formación”. Hasta el momento, la mayoría de los jóvenes chilenos prefieren continuar con sus estudios académicos.

Autora: Svenja Üing / lab
Editor: Pablo Kummetz

DW.DE