1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Filarmónica del Elba: ¿cuento de nunca acabar?

El edificio de la Filarmónica del Elba, en Hamburgo, sigue siendo un tema de controversia: su construcción no deja de alargarse... Ni sus costes dejan de subir. Algo que en Alemania no es la primera vez que pasa.

¿Cómo es posible que los costes de la construcción de un edificio que originariamente se calcularon en unos 77 millones de euros hayan pasado a casi 800 millones? El presupuesto de la construcción de la Filarmónica del Elba, el moderno edificio que, en un principio, se esperaba que abriera sus puertas en la ciudad de Hamburgo en el año 2010, supuestamente se inaugurará en 2017, y sus costes han superado la decuplicación.

Y lejos de deberse a un reto colectivamente aceptado de seguir subiendo el precio para acabar en el Libro Guinness de los Récords, la causa de esto se encuentra “una coordinación del proyecto desbordante, una licitación excesivamente apresurada, una cooperación caótica entre constructores y arquitecto y un alcalde (en aquel momento, Ole von Beust, de la CDU) que tardó demasiado en tomar cartas en el asunto”.

Así lo expuso ayer el medio de comunicación alemán Spiegel Online. Son las conclusiones del informe de 724 páginas del Comité de Investigación del Parlamento de Hamburgo. Un documento que ahora ha llegado a las redacciones de Der Spiegel y del periódico Bild con una buena cantidad de dedos acusadores.

“Desde el exalcalde Ole von Beust (CDU) hasta la abogada asesora Ute Jasper, el informe nombra por primera vez de forma concreta los hombres y mujeres responsables por el hecho de que entre 2004 y 2008 los costes de construcción hayan pasado de 77 a 323 millones de euros”, se puede leer en Bild.

Ole von Beust es uno de los nombres que más resuenan en el informe del Parlamento de Hamburgo.

La publicación de estos hechos no ha sido del gusto de todos, y no nos referimos solo a los mencionados en el informe: el portavoz del comité creador del informe, Ole Thorben, también ha mostrado su disgusto por la prepublicación del documento. “Solo es un borrador, primero lo deben leer los diputados”, declaró. Supuestamente, el resumen oficial debería haberse publicado a mediados de febrero, y el informe completo en abril como pronto. Pero los ciudadanos de Hamburgo, aunque ya acostumbrados a las largas esperas, están ávidos de respuestas.

Los ciudadanos deben aportar su granito de arena

Y es que precisamente la falta de transparencia es uno de los elementos que más se destaca en el informe como fallo evidente en el gran proyecto de construcción. Se formó “una gran coalición de intereses que deseaba llevar a cabo el prestigioso proyecto de la Filarmónica del Elba lo antes posible, pero que no se atrevió a dar a conocer a los ciudadanos los verdaderos costes que ello supondría”, se comenta en Spiegel Online.

Y, por lo visto, no se trata de la primera vez que algo así ocurre. Un artículo del diario alemán Handelsblatt llama la atención sobre cómo en Alemania se construye de forma más lenta que en los países vecinos, y sobre todo, con mucha menos participación ciudadana. Así como en Dinamarca, por ejemplo, se anima a los ciudadanos a tomar parte y dar sus opiniones, lo que crea mayor aceptación y credibilidad, en Alemania solo se les tiene en cuenta cuando la planificación del proyecto ya casi está cerrada, según Handelsblatt.

Son conclusiones de expertos de la compañía asesora Roland Berger estudian las diferencias en gestión de grandes proyectos de construcción en varios países de Europa. Según ellos, con una mayor participación ciudadana quizás se hubiera podido evitar este u otros casos similares, como el de la vía de tren Stuttgart 21, cuya construcción empezó en 2010 con un cálculo de costes estimado en 4.500 millones de euros, y ya va por los 6.500.

Las cosas claras, por favor

Y en ocasiones tampoco se trata exactamente de la falta de información, sino de la información incorrectamente dada, según Handelblatt. Los expertos de Roland Berger citan el caso de la autopista A 22 en Baja Sajonia: antes de comenzar con su construcción, pusieron a disposición de los ciudadanos los detalles del proyecto. Un documento de nada menos que 430 páginas, de las cuales 60 se dedicaban al número previsto de automóviles que pasarían por la carretera y el ruido que ello supondría. Datos importantes, sin duda, para los trabajadores del proyecto, “pero falto de información concisa y comprensible para los ciudadanos”, declaran los expertos para Handelsblatt.

¿La Filarmónica del Elba terminada? De momento, solo en miniatura. Así está expuesta en el parque de maquetas Miniatur Wunderland, en Hamburgo.

Entretanto, las grúas y redes de construcción siguen siendo un elemento más del magnífico panorama del río Elba en Hamburgo. Y al igual que en la catedral de Colonia o la Sagrada Familia en Barcelona, muchos se preguntan si, realmente, llegarán a desaparecer algún día.

DW recomienda