1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Técnica

Estación espacial alemana en la luna

Empresas alemanas de viajes espaciales planean nuevas misiones a la luna y la instalación de una estación espacial no habitada.

La cara de la Luna vista desde Europa

Desde 1980, Europa cuenta con el cohete portador Ariane y con un centro aeroespacial en Guyana que le permite una gran independencia en la investigación del espacio y le asegura la realización de proyectos espaciales europeos. Sin embargo, siempre hacen falta ideas nuevas para sostener la competencia con otros países.

Empresas alemanas de la industria aeroespacial planean construir en la Luna una estación espacial de investigaciones no tripulada. En su equipamiento técnico, contará con un enorme radiotelescopio para captar ondas de radio hasta ahora imposibles de medir. El proyecto es millonario por lo que las empresas alemanas esperan contar con el apoyo de la Agencia Espacial Europea (ESA) para llevar a cabo el proyecto y pagar los costos.

Representantes de la industria y la técnica pretenden convertir al cuerpo celeste más cercano a la Tierra en el eje de la investigación espacial europea. Durante un congreso de la Sociedad Alemana de Viajes Aeroespaciales, el astronauta alemán Manfred Messerschmied dijo que la Luna es el objetivo más cercano y más productivo porque está a sólo mil horas de la Tierra y no, a mil días como Marte. Ya en 2003, la Agencia ESA elaboró un plan para la vuelta del hombre a la Luna en el programa llamado "Aurora" a desarrollarse durante los 25 años siguientes.

La competencia aeroespacial

El radiotelescopio girable "Lovell" más grande del mundo en Jodrell Bank.

Desde fines de la década de los 50 hasta principios de los años 70, la competencia en la carrera a la Luna estaba limitada a las dos grandes superpotencias mundiales. Entretanto, Europa -especialmente Alemania-, India, Japón y China también participan con proyectos propios por intereses muy diversos, tanto de índole política, como tecnológica, económica o científica. Hasta el año 2010, ya están proyectadas once misiones a la Luna. Por ejemplo entre 2007 y 2008, partirá la sonda lunar india Chandrayaan 1. Después de la Unión Soviética, los EEUU y China, India pretende ahora convertirse en la cuarta nación en la carrera espacial en los próximos ocho años.

Según Manfred Fuchs, jefe de la empresa aeroespacial OHB de Bremen, dice que otros países ya se ocupan desde hace tiempo por las misiones a la Luna pero que Alemania todavía no le dio al tema la prioridad que se merece. Siendo Alemania el país más grande de Europa, siguió Fuchs, no puede quedarse inmóvil ante la actividad espacial de los EEUU, de Rusia, Japón, China e India.

Como siempre: la falta de fondos

Despegue del cohete europeo Ariane-5 en Kourou, Guyana, en 2003

Un problema central es el presupuesto tan pequeño destinado por Alemania a la investigación espacial, dijo el presidente de EADS Space Transportation, Evert Dudok. Sumando el presupuesto nacional y la parte de ESA para Alemania, se llega solamente a 700 millones. Ese dinero ya está destinado; o sea que, para poder emprender algo nuevo, hacen falta 100 millones más, considera Fuchs.

Objetivos diferentes

Mientras que para OHB lo importante en las misiones lunares son los experimentos biológicos, la empresa multinacional EADS Space Transportation trabaja con investigadores holandeses para construir el radiotelescopio lunar. Será transportado por el cohete Ariane-5 y contará con 100 antenas pequeñas, redondeando un diámetro de 300 metros. Con este radiotelescopio, en el año 2015 los científicos pretenden poder captar ondas hasta ahora imposibles de registrar, sobre todo, señales de onda larga de los comienzos del universo.

Primero, será un gran avance en la radio-astronomía. Y, como meta final, la estación será la base para construir una estación lunar tripulada.