1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El idioma chino avanza en Alemania

El chino como lengua extranjera experimenta un ague en las escuelas alemanas. En el salón de clases la enseñanza es respaldada por estudiantes chinos que transmiten los valores, las tradiciones y costumbres chinas.

"Tǔdì – xiōngdìjiěmèi – shuǐ", así se escriben los vocablos que significan en chino “Tierra – hermanos – agua”. Yun Gao los escribe en un pizarrón y habla con los alumnos del bachillerato Leibniz de Remscheid. Mira sonriente a las caras de los adolescentes que hacen expresión de esfuerzo. Ningún joven puede pronunciar las palabras con fluidez. Pero la maestra, que estudia germanística en China, les dedica palabras de aliento. “Muy bien”, dice, “entre más practiquen más fácil será”.

Desde hace un mes la joven de 25 años da clases a los jóvenes de bachillerato para apoyar a la maestra de chino Christine Du. La joven proveniente del norte de China es una de las 30 asistentes del Servicio alemán de Intercambio Pedagógico, PAD, según sus siglas en alemán. Desde el 2007 llegan los asistentes a Alemania para trabajar durante varios meses en escuelas alemanas y ayudar al aprendizaje del idioma chino, que entre tanto se enseña en 64 escuelas en Alemania como lengua extranjera.

Cada vez más estudiantes quieren aprender chino.

Todos se benefician

Es la segunda visita de Yun Gao a Alemania para apoyar el bachillerato de Remscheid. Quiere enseñar su lengua materna a adolescentes de 15 y 16 años, pero también ella misma quiere mejorar su alemán. “También puedo ampliar mis horizontes y aprender algo de la cultura alemana”, afirma.

Una práctica realizada en el Instituto Goethe de Pekín la llevó a conocer el Servicio alemán de Intercambio Pedagógico (PAD), que ha cerrado convenios con 14 países para respaldar en Alemania la enseñanza de lenguas extranjeras. No sorprende a Günther Jacob, que capacita a los asistentes extranjeros en cursillos de tres días, que el interés por el chino vaya en aumento. A fin de cuentas China es de los socios comerciales más importantes de Alemania. A muchos padres de familia les interesa dejar a sus hijos lo mejor preparados para el mercado laboral. “Por eso quieren que sus hijos aprendan chino”, dice Jacob.

Para Christine Du, que vivió algunos años en China, el conocimiento del idioma no es suficiente. Ella quiere enseñar a sus estudiantes las tradiciones, los valores y las costumbres culinarias chinas, “Yo como alemana conozco tal vez muchos aspectos de la cultura”, dice. “Pero Yun Gao como nativa puede transmitir la perspectiva china sobre la economía y la política muy claramente”, afirma.

Interés en la cultura y las tradiciones.

Restaurante chino

La joven asistente habla con los alumnos sobre temas delicados como la libertad de prensa y los problemas medioambientales, cada vez más presentes en los medios alemanes. Para los estudiantes aprender chino es un desafío mucho mayor que aprender inglés o francés. “Deben tener mucha paciencia y ser ambiciosos”, afirma Christine Du.

Yun Gao observa con orgullo los avances de sus estudiantes. Los métodos de enseñanza alemanes le gustan más que los chinos. La clase es más interactiva y hay menos presión por tener un buen desempeño. Mientras que en China los escolares escriben del pizarrón los vocablos sin pronunciar palabra, en Alemania las clases se dividen para estudiar papeles, diálogos y ver películas. También se practican los vocablos adquiridos en un restaurante chino.

Autora: Nina Treude/ EU

Editor: José Ospina-Valencia

DW.DE