1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Deutsche Bank en la mira de la Justicia alemana

El copresidente del Deutsche Bank, Jürgen Fitschen, considera injustificada la investigación abierta contra él por presunta evasión fiscal. Eso sí, admite que el primer banco alemán cometió "errores" en el pasado.

"Está fuera de duda que en el Deutsche Bank se cometieron errores" admitió el copresidente del Deutsche Bank, Jürgen Fitschen, en entrevistas publicadas este viernes por el diario sensacionalista Bild y el rotativo económico Handelsblatt. "En pos de lograr éxitos internacionales, mi instituto se concentró también en nuevos productos y mercados. Y en algunos casos se perdió la justa medida de las cosas", matizó.

Al mismo tiempo, sin embargo, Fitschen consideró injustificada la investigación abierta contra él. Evasión fiscal, blanqueo de capitales, malversación de fondos. La lista de cargos contra el banco alemán y su copresidente es larga y pesada. Por ahora, no hay pruebas. Pero el daño es inmenso. Sobre todo porque este recuerda escándalos anteriores –el de la manipulación de los tipos de interés Libor, o el de la quiebra del magnate de medios Leo Kirch-, que empañan la imagen de grupo bancario más grande de Alemania.

"Siento que he sido tratado de un modo injusto y me defenderé”, dijo el banquero al diario Bild. De "exagerada" calificó el directivo la actuación de la Fiscalía General en su entrevista con el Handelsblatt. Esta ofensiva de Fitschen se produce dos días después de que 500 agentes de la policía y la fiscalía registraran sorpresivamente la sede del mayor banco alemán en Fráncfort, así como oficinas y viviendas en otras ciudades del país.

Jürgen Fitschen (i), asumió la dirección de Deutsche Bank en junio de este año, junto con Anshu Jain (d).

Jürgen Fitschen (i), asumió la dirección de Deutsche Bank en junio de este año, junto con Anshu Jain (d).

"No hay motivos para renunciar"

La fiscalía de Fráncfort acusa a 25 empleados del banco de evasión fiscal, lavado de dinero y encubrimiento en el comercio de derechos de emisión de CO2. Cinco trabajadores fueron detenidos el miércoles. De ellos, cuatro siguen en prisión preventiva. La Justicia también investiga a Fitschen y a su director financiero, Stefan Krause. Ambos firmaron la dudosa declaración de impuestos de 2009 que ha motivado este proceso. En 2011, el propio banco corrigió la declaración en 150 millones de euros.

"A nosotros mismos nos interesa aclarar la situación", intentó explicar Fitschen en las entrevistas publicadas por Bild y Handelsblatt. “Por supuesto que tanto yo como el Deutsche Bank apoyaremos con todas nuestras fuerzas el esclarecimiento de lo ocurrido", aseguró. Fitschen –que en junio de este año asumió la dirección del banco junto con el banquero británico de origen indio Anshu Jain- considera que "no hay motivos" para renunciar. "Nosotros asumimos con la firme voluntad de corregir los errores del pasado", explicó.

En la mira: corrupción empresarial

El más reciente de los escándalos del Deutsche Bank se suma a una lista de casos de corrupción empresarial que ha llevado ante los tribunales a grandes nombres de la industria alemana en los últimos años: el gigante acerero ThyssenKrupp, los fabricantes de vehículos MAN, Daimler y Volkswagen, la aseguradora Ergo y la multinacional de ingeniería eléctrica Siemens se vieron involucrados en la última década en casos de sobornos a empresas y políticos en diversos países, de acuerdos monopolistas y hasta de organización de viajes de turismo sexual para sus empleados (el caso de Ergo).

Las consecuencias para estas empresas fueron caras: miles de millones de euros en multas, pagos suplementarios de impuestos o acuerdos extrajudiciales, además de los costos para su imagen corporativa. Sus casos muestran que no importa cuán jugosas sean las perspectivas de elevar las ganancias con negocios turbios, si se descubre el fraude, pagan. Y esto cada vez es más probable pues las autoridades alemanas han reforzado la legislación y el personal dedicado a perseguir estos delitos empresariales.

Así que también el Deutsche Bank tendrá que esforzarse en corregir los “errores del pasado” que han puesto a temblar su sede en Fráncfort. Por lo pronto, la Justicia alemana condenó hoz al Deutsche Bank a indemnizar a los herederos del magnate de medios Leo Kirch, al considerar que el banco fue en parte responsable de la quiebra del grupo en 2002, cuando el entonces presidente del Deutsche Bank, Rolf Breuer, puso públicamente en duda la solvencia del grupo Kirch durante una entrevista.

Autor: Rosa Muñoz Lima / Klaus Ulrich / dpa

Editor: José Ospina Valencia