1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Crisis en América Latina: "se precisa una perspectiva continental"

Bajos precios de materias primas y menores remesas de divisas afectan a América Latina. Una perspectiva continental se hace necesaria. DW-WORLD conversó con Dirk Messner del Instituto para Política de Desarrollo en Bonn.

Dirk Messner, director del Instituto Alemán para Política de Desarrollo

La crisis financiera y económica mundial pinta de negro el futuro. Tanto los países industrializados como las economías emergentes sufrirán los impactos; los países en vías de desarrollo, más aún. Entre 50 y 100 millones más de pobres más habrá en el mundo, según cálculos del Banco Mundial, que define como pobre a toda persona que gana menos de 1,25 dólares al día. Dirk Messner, director del Instituto Alemán para Política de Desarrollo (DIE), habló con DW-WORLD acerca de los impactos de la crisis en los países en vías de desarrollo.

Los impactos evidentes de la crisis serán el incremento de la mortalidad infantil, especialmente en el África subsahariana; el comercio mundial se reducirá en un 9 por ciento y no será posible un crecimiento económico basado en la exportación de materias primas. A ello se suma la reducción del ingreso por divisas de los migrantes y el recorte de las las inversiones en los mercados financieros.

Materias primas baratas y menos remesas

El factor que más golpeará a América Latina será la baja de los precios en las materias primas, pues “la mayoría de los países latinoamericanos se han especializado precisamente en eso”, dice Messner. A ello se añade, que el volumen de las exportaciones se ha contraído.

Para países como Honduras y Guatemala, cuya población en el extranjero procura a sus economías el 40 por ciento del ingreso por divisas, que la gente que trabaja en Estados Unidos se quede sin empleo es sinónimo de catástrofe. “El flujo de las remesas se ha reducido”, asevera Messner, quien ha colaborado como asesor de algunos Gobiernos en la región.

Que los países receptores de inmigrandes estén “invitando” a los extranjeros a marcharse sería, a su vez, contraproducente para la economía del país receptor. “Una salida a este aspecto de la crisis –para no afectar a ambas economías- sería intentar mantener el nivel de trabajadores del exterior en las economías de los países industrializados. Para ello, en Europa necesitaríamos unas reglas más liberales con respecto a los derechos de los extranjeros para trabajar en nuestros países. Pero eso es un tema muy sensible en una situación en la cual el desempleo en Alemania o España está subiendo rápidamente”, explica Messner.

¿Mejores perspectivas?

Con respecto a que América Latina tiene mejoras posibilidades para superar la crisis que en décadas anteriores, Messner acota: “La moneda tiene dos caras, la situación macroeconómica en la mayoría de los países latinoamericanos está mejor ahora que hace 20 años con respecto a la inflación y al crecimiento de las últimas dos décadas. Las instituciones están más fuertes, por lo tanto la situación interna, la institucional y la económica están mejor que en el pasado. El otro lado de la moneda es que la situación de la economía mundial está peor que en los últimos 80 años”.

¿Y los paquetes de medidas?

Con respecto a los diversos paquetes destinados a reactivar las economías latinoamericanas, el especialista en políticas de desarrollo opina: “Los países industrializados invierten más o menos un 2 por ciento de la producción nacional en esos paquetes de impulso para la economía; las cifras en América Latina son bastante más bajas. Por lo tanto, los impactos económicos también son menores que en los países industrializados. América Latina tiene que hacer mucho más para fomentar su desarrollo y su crecimiento. Esto significa que de un 1,5 hasta 2 por ciento de la producción nacional debería invertirse en paliar la crisis, y eso no se hace.”

La cooperación internacional es fundamental

Dada la crisis y el descalabro en el mercado de materias primas, ¿sería posible que los países latinoamericanos destinaran más fondos al salvataje de sus economías? “Para eso la cooperación con los países industrializados es muy importante, porque realmente el acceso a los mercados financieros para algunos países latinoamericanos es muy difícil. Los créditos del Fondo Monetario Internacional o del Banco Interamericano hacia estos países son fundamentales, la cooperación internacional es una precondición para inversiones más altas y el crecimiento social de esos países”, responde Messner.

Según el director del DIE, la crisis económica mundial puede verse como una gran oportunidad para América Latina: la creación de un mercado regional realmente común. Hasta el momento, el comercio entre los países latinoamericanos es relativamente bajo, sólo un 20 por ciento de los flujos comerciales nacionales van a otros países latinoamericanos.

En Europa, este volumen oscila entre el 60 y el 70, lo que se traduce en un potencial regional alto. “América Latina tendría que movilizar este potencial para estar mejor posicionada en el futuro”, aconseja Messner y añade que uno de los sectores importantes con respecto a inversiones es la infraestructura. “La creación de una infraestructura latinoamericana americana con respecto a energía y agua sería crucial, esto tendría repercusiones en el empleo del continente”, indica.

¿Saldremos de la crisis?

Tener la esperanza de una luz al final del túnel, depende por un lado de que la economía mundial no entre en recesión, pues esto impactaría gravemente a América Latina por su dependencia de las exportaciones de productos primarios. “Ésta es la una cara de la moneda”, dice Messner, agregando: “en la otra cara de la moneda está la reacción de los gobiernos latinoamericanos hacia la crisis. Se podría hacer mucho; una perspectiva latinoamericana sería ahora mucho más importante que sólo reacciones nacionales; se requiere una perspectiva del continente con respecto a su posición dentro de la economía global”.

Autora: Mirra Banchón
Editor: Emilia Rojas Sasse

DW.DE