1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Corte Penal Internacional alaba cooperación de Washington

Fatou Bensouda, Fiscal General de la Corte Penal Internacional (CPI) de la Haya, conversó con DW sobre su labor y la esperanza de que Estados Unidos ratifique los Estatutos de Roma.

Fatou Bensouda

Sra. Bensouda, Ud. inició hace poco las primeras investigaciones oficiales en Mali. ¿Cuáles son los aspectos centrales de las pesquisas y en qué medida las afectará la intervención militar francesa en ese país?

Fatou Bensouda: Comencé las investigaciones el 16 de enero. Como sabe, Mali es el quinto país africano del que se ocupa la CPI. Las investigaciones, a pedido del gobierno maliense, se extienden a todo el territorio nacional. La intervención francesa no tiene nada que ver con estas investigaciones.

Suiza, con amplio respaldo internacional, instó al Consejo de Seguridad de la ONU a encargar a la CPI que investigue la situación en Siria. ¿Respalda Ud. estos esfuerzos y cree que exista en este caso una buena base para levantar una acusación?

Veo la iniciativa suiza y el hecho de que sea respaldada por 57 países, como un voto de confianza para nuestro tribunal y nuestra credibilidad. Naturalmente aprecio que se deposite tanta confianza en nuestra posible intervención. Pero Siria no se ha adherido a los Estatutos de Roma de la Corte Penal Internacional. Por eso, sólo podemos actuar en el país si efectivamente recibimos el correspondiente pedido del Consejo de Seguridad de la ONU.

La guerra civil siria ha dejado ya una cifra estimada de 60.000 muertos y no se vislumbra el fin de la violencia. ¿Cree Ud. que la CPI podría hacer algo allí?

Todo indica que efectivamente se mata a civiles. Si se entregara el caso a nuestro tribunal, tendríamos que hacer antes que nada un análisis provisional, para ver si los delitos caen dentro de nuestra jurisdicción.

Algunos expertos ponen en duda que la CPI esté en condiciones de realizar de manera efectiva su labor, por falta de respaldo financiero. El presupuesto se cifra actualmente en 27 millones de dólares anuales. Pero el número de casos sigue aumentando. ¿Puede Ud., como Fiscal General, hacer su trabajo como las circunstancias lo demandan?

A más tardar con las investigaciones en Mali hemos llegado a una situación en la que necesitamos más recursos. Si queremos ocuparnos de todos los casos pendientes, llegamos al límite de nuestras posibilidades. Hace algunos años teníamos solo un par de casos. Pero estos han aumentado y también el número de colaboradores ha crecido.

Una serie de Estados relevantes, como Estados Unidos, Rusia, China e India, no han adherido a la CPI. Algunos incluso tienen una postura crítica frente al tribunal. ¿No es por ello la corte un poco un club europeo y sudamericano, con poco respaldo internacional y escaso alcance?

 Fatou Bensouda al asumir el cargo, en junio de 2012, en La Haya.

Fatou Bensouda al asumir el cargo, en junio de 2012, en La Haya.

Si se observa la historia y el desarrollo de la CPI, se ve que en los pasados diez años hemos dado una serie de grandes pasos. Entretanto han sido acusadas ante la corte casi 30 personas, hemos cerrado un caso y varios otros están siendo tratados actualmente. Participamos en una serie de investigaciones preliminares en África y otros lugares. Por eso, no pienso que la acción de la corte sea limitada.

Estados Unidos tiene una actitud más positiva hacia la CPI desde que Barack Obama llegó a la presidencia. Ha habido incluso esperanzas de que, ahora que ya no podrá presentarse a una nueva reelección, Obama pudiera ratificar la adhesión a la CPI. ¿Cuáles son sus expectativas con respecto a Estados Unidos?

No quisiera especular sobre el segundo período de Obama; todo lo que puedo decir es que Estados Unidos ha sido muy cooperativo. Tenemos una buena relación de trabajo con Washington. Colaboramos estrechamente, intercambiamos información. En la última asamblea de los países signatarios, Washington participó con estatus de observador,  mostrando así indirectamente que Estados Unidos respalda la labor de la CPI. Creo pues que hay una evolución muy positiva.

¿Podría una ratificación estadounidense servir también de señal para otros países?

Creo que sería muy alentadora. También otros Estados deberían ser alentados a colaborar al menos con nosotros y a ayudarnos en nuestras investigaciones. Hay una serie de asuntos en los que Estados Unidos nos ha ayudado. Eso es un aliciente para el tribunal y podría servir de ejemplo para otros países que aún no han suscrito los Estatutos de Roma.

Autor: Michael Knigge/Emilia Rojas

Editor: Enrique López

DW recomienda