1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Comercio trasatlántico, en plena intensidad

Cualquier modelo económico o ideológico es bueno cuando se trata de hacer negocios entre Alemania y América Latina. Al menos eso se desprende de lo dicho durante una conferencia bilateral efectuada en Essen.

Michael Glos, ministro alemán de Economía.

Si se toman en cuenta los indicadores per capita, el comercio exterior de Alemania es más intensivo con América Latina que con China, afirmó el ministro alemán de Economía y Tecnología, Michael Glos. En el marco de la 10 Conferencia de la Economía Alemana sobre América Latina, evento que se celebra en la ciudad de Essen, Glos precisó que Alemania y China intercambiaron en 2006 bienes y servicios por un monto de 60 euros por cada habitante chino, mientras que el mismo indicador respecto de los países latinoamericanos se ubica en 70 euros.

El funcionario alemán celebró además el reciente consenso logrado entre los países de la Unión Europea para lanzar un acuerdo de libre comercio con Centroamérica. En cambio, lamentó que las iniciativas dirigidas a conseguir un tratado similar con el bloque de Mercosur se encuentran virtualmente estancadas.

“América Latina ha dado buenas noticias al mundo debido a sus niveles de crecimiento económico y estabilidad macroeconómica”, consideró Michael Glos. El producto interno bruto creció un promedio de cinco por ciento anual en el pasado lustro, y todas las naciones del subcontinente participaron de este auge, dijo. Otros indicadores como la deuda pública, el ingreso per capita y la inflación muestran una evolución positiva en distintos países latinoamericanos.

Las exportaciones latinoamericanas han crecido a una tasa cercana al 20 por ciento. Dados éstos y otros factores que robustecen a la economía mundial, Alemania esa comprometida en impulsar los procesos multilaterales del comercio como lo es la Ronda de Doha, aseveró el ministro alemán. Sin embargo, los países latinoamericanos deben superar algunos obstáculos internos como la burocratización, finalizó.

El lado latinoamericano

En la conferencia participó el director general de la cartera de Crédito Público y Tesoro Nacional de Colombia, Julio Andrés Torres García, afirmó que la economía de su país creció 6,8 por ciento del PIB en 2006. “El fundamento de ese crecimiento fue la inversión, que pasó del 13 por ciento del PIB hace cuatro años a 25 por ciento en 2006, de los cuales 17 por ciento corresponden a inversión privada.” Estabilidad macroeconómica y fiscal, inversiones fuertes a través de protección legal, constituyen según Torres los pilares de este crecimiento.

El viceministro de Industria y Minería de Venezuela, Jesús Paredes, dijo que su país se encuentra en plena “siembra petrolera”. Con ello se refirió a un modelo de desarrollo que “va más allá del crecimiento económico” y que pone énfasis en la población. “Estamos empeñados en que los recursos del país sirvan a que la inmensa mayoría de la población salga de la miseria”, dijo.

Además, precisó que el gobierno de Venezuela vislumbra el orden mundial como una serie de dinámicas multipolares, que contrastan con teorías como el llamado “fin de la historia” planteado tras la fractura de la Unión Soviética. En este marco es que Venezuela busca integrar a la región sudamericana, “y quizá a Centroamérica”, afirmó Paredes.

Eduardo Escandell, viceministro de Comercio Exterior de Cuba, aseveró que Alemania es el tercer socio comercial de Cuba dentro de la Unión Europea, “aunque en términos reales ocupa el segundo sitio, por las exportaciones”. El bloque comunitario es el segundo socio comercial de Cuba en términos generales, después de América Latina.

Cuba sostiene relaciones comerciales con 176 países del mundo. “¿Qué queda del socialismo cubano? Nuestro proyecto”, afirmó Escandell. Aunque escueta, la respuesta guarda mucha sustancia: 70 por ciento del presupuesto nacional dedicado a la cultura, la educación y la salud; 99 por ciento de alfabetización, el sistema de salud que es producto de exportación.

Son diferentes fórmulas de desarrollo, incluso dentro de la llamada “nueva izquierda”, como lo reconoció el representante venezolano. Vías alternas y puentes que, por lo que se vio en la ciudad de Essen, registran un tránsito creciente de un lado al otro del Atlántico.

DW recomienda