1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Cardenal autoriza la píldora del día después en caso de violación

Después de que dos hospitales católicos negaran “la píldora del día después” a una joven violada, el arzobispo de Colonia, cardenal Joachim Meisner, autorizó su uso a mujeres víctimas de abusos.

Cardenal Joachim Meisner

El cardenal Joachim Meisner, arzobispo de Colonia, que ya se había disculpado por que dos hospitales católicos de Colonia rechazaran atender a una mujer violada, fue aún más lejos al declarar que será permitido el uso de la "píldora del día después" en el caso de mujeres víctimas de abusos. “Si tras una violación se aplica un medicamento cuyo efecto es evitar una fecundación, entonces desde mi punto de vista es justificable”, hizo saber Meisner a través de su portavoz, Christoph Heckeley. La máxima autoridad de la arquidiócesis hizo hincapié en que todo medicamento que tenga como efecto un aborto tras una fecundación sigue estando prohibido por la Iglesia.

Meisner reconoció que se asesoró con expertos, lo que le permitió llegar a la certidumbre de que “la píldora del día después” es anticonceptiva y no abortiva. El anuncio del cardenal permitirá claridad para que los servicios sanitarios de los hospitales católicos trabajen mejor. Las ginecólogas justificaron su negativa por miedo a ser despedidas ya que en su contrato incluye respetar los principios de la Iglesia Católica.

Drogada y luego violada

La píldora del día después.

La píldora del día después.

Irmgard Maiworm, una médico de un centro de emergencias de Colonia, atendió a una joven de 25 años en la madrugada del 15 de diciembre que dijo sospechar que había sido drogada con algún líquido en su bebida y luego violada. Maiworm llamó al cercano hospital de St. Vinzenz, manejado por una fundación católica de la orden de las Hermanas Celitinas. Le informaron que no recibían a mujeres violadas porque se planteaba el dilema de expedir “la píldora del día después”, que contradecía los principios de la Iglesia católica. Otro hospital cercano rehusó dar atención a la joven explicando las mismas razones.

El caso recibió una amplia cobertura en los medios alemanes, y provocó que tanto la Fundación Celitina como la Arquidiócesis de Colonia rechazaron que hubieran dado instrucciones de negar la atención a mujeres violadas. “Lamentamos profundamente haber dado la impresión al público de que las víctimas de violación no puedan ser tratadas en hospitales católicos. Eso no es cierto”, dijo la arquidiócesis en un comunicado, que subrayó que las víctimas de abusos recibirían todo el tratamiento necesario. La Fundación Celitina dijo que era un “malentendido”.

El escándalo provocó indignación en Alemania y sucede en un momento difícil para la Iglesia católica, que ha enfrentado acusaciones recientes de haber impedido investigaciones de abusos sexuales en instituciones católicas. Eso, sumado a un declive en el número de creyentes.

Autora: Eva Usi

Editora: Emilia Rojas

DW.DE