1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil deniega a Apple registro de la marca Iphone

El organismo brasileño de patentes denegó el pedido de Apple para registrar en Brasil la marca iPhone, confirmó el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI).

La solicitud fue rechazada porque el organismo ya había concedido el derecho a la marca a la fábrica brasileña de productos electrónicos Gradiente, dijo a la agencia alemana dpa el portavoz del INPI, Marcelo Chimento.

Según Chimento, la decisión no impide de inmediato a Apple seguir usando la marca iPhone, pero sí abre el camino a que Gradiente recurra a la Justicia para asegurarse el derecho exclusivo al uso de la marca en Brasil: "En el primer momento, esta medida no tiene efecto alguno, pero Gradiente puede recurrir a la Justicia pidiendo que impida a Apple usar la marca", aclaró el vocero.

Además, Chimento informó que Apple ya elevó en enero pasado un recurso al INPI, en el que pide anular el registro de la marca iPhone concedido en 2008 a Gradiente, bajo el argumento de que la empresa brasileña no comercializó ningún producto con el nombre "Iphone" en los cinco años siguientes, "lo que es cierto".

iPhone de Gradiente

iPhone de Gradiente

"Este es un recurso sencillo, y una decisión no debería tardar demasiado. Quizás ocurra todavía este año", agregó el portavoz, quien, sin embargo, advirtió que el proceso de análisis del recurso podría demorarse en caso de que haya una demanda judicial en la que el INPI figure como acusado.

Gradiente solicitó al INPI el registro de la marca iPhone en 2000, mientras que Apple lo hizo en 2007, un año antes de que el derecho al uso del nombre fuese adjudicado a la empresa brasileña.

La decisión del INPI abre el camino a una demanda judicial de Gradiente contra Apple, que podría buscar un acuerdo financiero para adjudicarse el derecho exclusivo al uso de la marca en Brasil.

La empresa estadounidense se enfrentó a un problema parecido en China, donde debió pagar 60 millones de dólares (45 millones de euros) para tener derecho a vender en el país asiático el tablet iPad, cuya marca pertenecía a la empresa Proview.

rml (dpa, afp, ap)

DW recomienda