1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia

Alemania: inversiones récord en investigación

Pese a los coletazos de la crisis financiera, las empresas alemanas invierten sumas récord en sus departamentos de investigación y desarrollo. Con 16.000 millones de euros, la industria automotriz lleva la delantera.

En el curso de los últimos doce meses, las empresas alemanas han invertido más de 50.000 millones de euros en investigación y desarrollo de nuevos productos; casi ocho por ciento más que en 2011. “Ese es el incremento de inversiones más grande en muchos años”, comenta Andreas Kladroba, de la Federación para el Fomento de la Ciencia Alemana. Esta institución confirmó esa tendencia en casi todas las áreas de la economía, encuestando a representantes de más de 20.000 compañías con sede en territorio germano.

A partir de 2009, cuando la crisis financiera se hizo sentir en Europa, las firmas más grandes recortaron sus gastos considerablemente. Pero, según Kladroba, el empresariado ha terminado por entender que los recursos destinados a la investigación y al desarrollo son inversiones a futuro, “inversiones que, de ser posible, no deberían tocarse ni siquiera en tiempos de estrechez económica”. Las compañías también han engrosado su planta de científicos: ahora hay 350.000 trabajadores dedicados a labores investigativas y creativas.

Como muestra, un botón: en Wurzburgo se desarrollan sistemas que aumenten la seguridad del tránsito en los túneles.



Pronósticos prometedores

“Ese es un incremento del 3,5 por ciento en el personal de ambos sectores. ¡Un salto impresionante!”, asegura Kladroba. A su juicio, es por eso que la economía alemana salió tan bien parada de la crisis global. El ámbito más sobresaliente en este sentido sigue siendo la industria automotriz, que apostó cerca de 16.000 millones de euros en esas áreas; es decir, casi un tercio de todo el dinero invertido en investigación y desarrollo. Le sigue la industria electrotécnica, con 8.000 millones de euros, y la de la ingeniería mecánica, con 5.000 millones.

La industria farmacéutica y la química están más abajo en el ranking con 4.000 millones y 3.000 millones de euros, respectivamente. Aunque las grandes compañías son las que más recursos económicos tienen para estimular el avance científico, el desarrollo de nuevos productos también juega un papel importante para las empresas medianas. “En muchas de ellas prospera la investigación y eso les permite lanzar al mercado bienes de una gran calidad”, explica Kladroba. ¿Cabe esperar que la situación cambie si la crisis del euro se intensifica?

Kladroba no cree que esta tendencia positiva se vea interrumpida a corto plazo; al contrario, él cuenta con que los incentivos para la investigación y el desarrollo aumentarán en un dos por ciento. En un país pobre en materias primas como Alemania, los empresarios están obligados a innovar constantemente para poder competir y ganar en el mercado internacional. Eso ayuda a explicar por qué la mayoría de las compañías consultadas por la Federación para el Fomento de la Ciencia Alemana planea continuar invirtiendo en 2013.

Autores: Marco Mueller / Evan Romero-Castillo
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda